Una Aproximación a la Historia del Perú

Una Aproximación a la Historia del Perú

Peru Pre-incaico

Los seres humanos ingresaron al continente americano hace aproximadamente 20.000 años y esto lo certifican los restos humanos de una pequeña comunidad pesquera encontrados en la costa de Perú, los que se han fechado en más de 9000 años. Los restos importantes, tales como Chilca, están fechados aproximadamente en 6000 años. La vida entonces estaba orientada al océano excepcionalmente rico y el clima podría haber sido más húmedo que en la actualidad. El algodón, cultivado ahora en la franja costera, aparece hace alrededor de 5000 años, al igual que las plantas que se originan en los Andes. Por lo tanto, se puede deducir que en esta época se inició el comercio inter regional. Más información arqueológica aquí.

El primer centro de influencia se presentó en Caral, hace aproximadamente 4600 años. Esta puede ser la ciudad más antigua de Sudamérica, por lo que, en la actualidad ha atraído mucha atención. Estas construcciones en la costa se han asociado a una ruta comercial en el interior. Se han encontrado muchas viviendas pequeñas, hechas con ladrillo del barro y cañas tejidas, así como, monumentos impresionantes. Éstas son aparentemente de naturaleza religiosa, y son las primeras pirámides ceremoniales en Sudamérica. Parece haberse desarrollado hace aproximadamente 500 años.

El establecimiento de la cultura en la sierra también se concretaba; prueba de ellos es Kotosh, cerca de Huanuco; son restos tempranos en la sierra construidos aproximadamente hace 3800 años. La evidencia brasileña sugiere que los seres humanos comenzaran a moverse en las selvas aproximadamente en ese tiempo.

Chavín de Huántar se estableció hace aproximadamente 1800 años. En los quinientos años en los cuales sobrevivió, esta civilización produjo cerámica y textiles de sofisticación mucho mayor que cualquier otro considerado previamente. Fue la primera cultura que trabajó los metales preciosos. Parece haber sido el centro de un culto al jaguar, que se repite a lo largo de casi toda la costa, han dejado monumentos y ornamentos característicos de su cultura. Las efigies representan a dioses del aire, de la tierra y del mundo subterráneo y es el origen de la cruz Andina.

Las esculturas también representan el cactus San Pedro, el que tiene características alucinógenas. El lugar central en Chavín de Huántar tiene un sistema de los túneles subterráneos que ofrecían el acceso a un dios oculto y a un sistema de conductos que alternadamente conducían a una piscina abierta. El cactus de San Pedro crece alrededor del lugar y se piensa que se le proporcionaba a la población como bebida mágica, lo que les permitía controlarla por este medio. Si al culto le siguió el éxito comercial o lo condujo a él, no se sabe, pero Chavín se derrumbó después de 500 años, dejando una herencia arquitectónica que influenció a todas las culturas que siguieron. Un centro similar pero menos influyente se encuentra en Sechin en la costa norte.

Los siguientes 500 años fueron una etapa oscura en el Perú, sin centros dominantes y ninguna cultura común. Sin embargo, se desarrollo la agricultura. Entre las culturas que dejaron sus huellas en el tiempo podemos encontrar a las culturas de Paracas y Nazca; la primera de las cuales se caracterizó por haber enterrado a sus muertos en el árido y desierto seco, quedando estos preservados. La calidad de sus textiles era excepcional. Además, tenían la costumbre de atar las cabezas de infantes entre dos tableros, los que alargaban agudamente las cabezas, terminando después del proceso con una cabeza de forma ovoide. Esta costumbre parece haber generado problemas y ser la causa de las trepanaciones craneanas que realizaban; para esto usaban un cuchillo de pedernal, con el que cortaban las capas de piel y luego trepanaban el cráneo, de esta manera exponer el cerebro y liberaban la presión del líquido cerebroespinal. Los visitantes pueden ver los resultados de esto en el museo algo macabro de Paracas, en el que se exhiben muchos cráneos con forma de sandía y curados, es decir que sobrevivieron a la operación, esto se deduce por la cicatriz de la trepanación. En estos casos uno se pregunta por la idiotez humana.

Nazca es famoso por las líneas enormes que se han encontrado en el desierto. Las rocas retiradas que se exponen al sol y el viento, cubriéndose de lo qué se llama "barniz del desierto", una capa oscura y brillante. Al retirar las piedras superficiales se encuentra debajo un suelo más ligero, de esta forma se hicieron las líneas. Exactamente ¿por qué fueron hechas?, es un misterio hasta la actualidad. Algunas de ellas representan animales, y han sido diseñadas como líneas continuas. Puede ser que éstas y algunas otras líneas características sean las más comunes. Otras se asemejan a segmentos de carretera, agregándoles perspectiva artificial. Una teoría sobre las líneas señala que representan el cauce de un río y estas son ofrendas para animar los flujos del agua desde los Andes a la costa. La gente de Nazca dependió del agua para irrigar su desierto y desarrolló un sistema de canales subterráneos para llevarla a dónde fuera utilizada y era lo mejor posible.

El desarrollo de las culturas fue interrumpido por los Moche, los primeros constructores violentos del imperio de la época. Se desarrollaron hace aproximadamente 1900 años y duró por 700 años, abarcando casi toda la línea de la costa Peruana actual. Su centro fue un lugar cercano a la actual ciudad de Trujillo. Los restos encontrados son dos pirámides grandes, conocidas como las "huacas" del Sol y la Luna, las que están formadas por adobes de barro erosionados por el tiempo. Los Moche construyeron caminos a través de sus dominios y establecieron un sistema de los mensajeros, el que se basaba en el relevo de corredores que lo hacían por un trecho, entregando el encargo y descansando en tambos. Establecieron rutas comerciales de productos marinos con pueblos que se encontraban en los territorios actuales de Ecuador y Chile.

Los Moche se caracterizaron principalmente por la calidad de su cerámica y de otros trabajos de arte. La tumba del Señor de Sipán contenía algunos de los ornamentos más ricos del mundo nuevo. Las cerámicas retrato representan caras de personas, las que fueron representadas con gran fidelidad y estilo. Se ha encontrado muchos otros estilos de cerámica, a veces cómicas, otras representando temas eróticos, dando con frecuencia la impresión de ser una cultura terrenal y sensual, quienes disfrutaban de una broma. Se presume que invitaban a sus visitantes para que beban de una cerámica, cuyo pico era el pene erguido de muchacho o tan bien podían usar la ubre de un auquénido.

Un desarrollo paralelo tuvo la cultura de Huari, la que se desarrollo en los Andes del sur. Su capital fue establecida cerca de Ayacucho. Éste fue el primer imperio expansionista de los Andes, el que reprimió tenazmente a las culturas locales para anexarlas a su territorio .

Entre estos dos grandes imperios se desarrollaron pocas culturas; una de ellas Chímu construyó la enorme ciudad de adobe de Chan Chan (20 kilómetros cuadrados). Ésta fue una civilización conquistadora, de sacrificios humanos y estratificación social. El desarrollo también se dio en la ceja de selva en los Andes, con la cultura Chachapoyas, la que se desarrollo cerca al río Utcubamba. Su centro fue la ciudadela de Kuelap, levantada en la cima de una montaña sobre la cual se sabe poco. Esta cultura se encontraba a la defensiva, ya que estaban cerca de la influencia de los Incas del Cusco, quienes habían iniciado la anexión de estos territorios.

LOS INCAS

Perú es conocido por el Imperio de los Incas, quienes con todo su etapa de dominación abrumadora no duraron más de un siglo. Su fuerza más grande era la combinación de la fuerza militar y una administración escrupulosa, ellos consideraban que cada terreno conquistado era la pieza de un equipo que debía funcionar. Su control sobre los detalles y su acercamiento sistemático a la ingeniería y al orden social hicieron de ellos algo nuevo en el continente. Su desgracia fue chocar con la tecnología que usaron sobre ellos los españoles, lo que detuvo su desarrollo.

En su apogeo, el imperio del Inca alcanzó, por el sur, hasta los actuales territorios centrales de Chile y por el norte hasta Ecuador, extendiéndose al este hasta Bolivia y al norte de Argentina. Cubrió aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados, divididos en cuatro suyos administrativos, bajo la autoridad total del Inca en Cusco, ciudad que fue vista como el ombligo del mundo, rodeado por lugares sagrados tales como Machu Picchu. Cada suyo administrativo se caracterizaba por tener una vestimenta, sombreros y uso del cabello de manera peculiar. Los Chancas usaban un sombrero negro y una venda de color rojo, Los Collas usaban una capa hecha de lana, Los Cañaris usaban un adorno de madera y los Huancas tuvieron que conformarse con trenzas complejas.

La expansión del imperio Incaico fue producto, inicialmente de conquistas militares, más adelante con alianzas y asimilaciones. Los Incas creyeron en la diplomacia y la construcción de alianzas y en otras oportunidades desplazando a la élite y a los que no estaban de acuerdo con las reglas. Las estructuras de poder de los pueblos conquistados o asimilados fueron conservadas y la nobleza local era llevada al Cusco para su adoctrinamiento, antes de regresar como curacas, caciques de las tierras a su cargo. La unión también fue utilizada para cimentar relaciones.

El Inca también utilizó su gran influencia sobre las tribus sobre las que tenia dominio, usando la tradición casi universal y nativa americana del regalo. Esto consistía en dar suntuosos regalos y favores, banquetes y ceremonias para crear obligaciones mutuas. El donante rico comprometía al eventual deudor. Las obligaciones que habían contraído eran pagadas colectivamente como mita, es decir el trabajo comunal. Los Incas de esta manera consiguieron trabajadores y soldados, regalando a reyes y a nobles y al hacer esto consiguieron los recursos para repetir el proceso. Una vez que estuvo institucionalizada, la mita se convirtió en una parte cotidiana de la vida, a la qué estaban obligados con el dios-Inca. Si un poblador del imperio Incaico era afortunado, la mita consumía simplemente casi todo el tiempo de un campesino. Si era menos afortunado, la mita lo ocupaba en forma permanente. Numerosos grupos de decenas o miles eran reubicados sin opción a negarse y a dónde fueran necesarios, colocando a numerosos grupos en lugares diferentes; siendo una forma característica del incanato, conocida como política de los mitimaes, en la que los trabajos públicos eran de suma prioridad.

La producción de la hacienda era dividida en tres partes: una para el miembro que cultivaba, una para el Inca y otra para "los dioses", es decir para los sacerdotes. La agricultura fue regulada minuciosamente, al punto de conocer: qué planta y cuándo sembrarla, así como, todos los aspectos del manejo del agua que tenían que distribuir sobre la tierra, todos se ponían en manos del estado. El resultado era, que sus cultivos eran mejores de los que los españoles habría desarrollado en Europa, los que eran trabajados en una tierra menos prometedora, en desiertos, abismos, suelos infértiles y conforme a las lluvias estaciónales.

Como contraparte a los pueblos sojuzgados o asimilados el Inca les ofrecía seguridad y la certeza de recibir ayuda en la adversidad. La sobreproducción agrícola y particularmente la porción destinada al Inca era almacenada en los tambos, de esa forma cualquier suyo contaba con provisiones de alimentos secos de hasta cinco años. Estos almacenes también fueron utilizados para guardar equipo y prendas militares, lo que permitía la movilización rápida de los ejércitos. Los enfermos e incapaces fueron apoyados por el estado como un derecho (les proporcionaban lo necesario), pero los hábiles debían trabajar intensa y continuamente. El Inca era la encarnación del sol y no cumplir su voluntad era naturalmente una blasfemia. Los grandes proyectos de trabajos públicos, como limpieza de drenajes, construir edificios ceremoniales o el mantenimiento de la comunicación en el imperio eran llevadas a cabo por medio de la mita. El concepto de comunidad también fue tomado por la nobleza, realizando también muchos trabajos; esta política fue implantada en los pueblos conquistados y esto era aceptado por la divinidad del Inca.

La sociedad Incaica era rígida y estratificada, con un estado administrativo, militarizado, nobleza religiosa y tierra limitada para la clase baja. La nobleza descendía de las concubinas del Inca, de las que había muchas y eran vistas como intocables y de una clase aparte, como hijas del sol. Recibieron una educación compleja, incluyendo un dialecto de Quechua exclusivo de la nobleza, así como su desarrollo físico y adoctrinamiento en los principios del imperio. Sus tareas fueron prescritas de una edad temprana, y la traición fue castigada con la muerte y la mutilación. Uno debe observar que no existía, incluso entre la nobleza, el concepto de la individualidad personal, en comparación con los derechos de un individuo vivo en la actualidad, así mismo no se conocía el dinero.

La principal entidad en la sociedad no era el individuo, sino la comunidad a la cuál pertenecía el individuo. Los antepasados de los Incas eran los Aymaras, quienes desarrollaron la idea del ayllu. Éste era un grupo de 50 a 100 personas todas parientes y vecinos cercanos de sangre. Esta superfamilia era la unidad primaria de identidad y lealtad, representaba a la familia base del concepto de la nación Inca. Una comunidad estaba formada por varios ayllus, cada uno con su propia estructura administrativa, un sistema de bienestar y de la mita o trabajo comunal. El castigo y la recompensa en el imperio del Inca eran a menudo colectivos, con el ayllu como blanco de esto. Por ejemplo si mataban a un individuo que había ofendido a las vírgenes del sol, entonces los miembros del ayllu correspondiente y sus tierras eran decomisadas y sus casas destruidas. Estas y otras medidas produjeron una comunidad sometida totalmente a la autoridad del Inca (Vea aquí para apreciar la inclinación religiosa en esto).

La vida de las clases inferiores en el imperio de los Incas estaba totalmente controlada. A Los miembros problemáticos de un ayllu se les llamaba la atención, después se les expulsaba o mataba. Los hombres conflictivos eran castrados y raramente se les otorgaba permiso para casarse. Según lo comentado el Inca, practicaban la política de los mitimaes, reubicaciones totales de uno ó varios ayllus, particularmente cuando debía ser anexado al imperio una nueva cultura. Un Grupo entero de gente era sacada de su tierra ancestral e insertado en otra parte, entre la nueva cultura asimilada al imperio Inca; algo similar a lo practicado por el gobierno Chino, el que ha diluido a la población Tibetana, al haber llenado el Tibet con Chinos de las partes más bajas.

También de manera similar con las prácticas de China imperial, el Inca tomó militarmente áreas de tierra para recompensar a gente que había sido obediente, cuando los tiempos fueron duros. Así mismo si un ayllu estaba afectado se le ayudaba, teniendo en cuenta el pago de los impuestos, comportamiento general y sus contribuciones a la mita. Había, por lo tanto, recompensas para que la gente estuviera conforme.

Esta política practicada por el Inca trajo tecnología y con esto abundancia. Las comunidades o ayllus eran productivos y la gente vivía mejor. También parece ser el caso de que la mayoría de las personas en el imperio Inca se sentía más feliz, era una sociedad dinámica que conseguía grandes logros y hay evidencia de que los pobladores estaban identificados con su estado y estos se sentían seguros dentro de el. A las tribus recientemente incorporadas se les permitía conservar sus creencias religiosas, aunque las imágenes eran retiradas hacia el Cusco como rehenes sagrados, sin embargo el culto al sol fue exigido en paralelo a sus cultos y con prioridad del Sol sobre los antiguos dioses. La lengua Quechua fue uso obligatorio. A los jóvenes les indicaban cuando debían casarse y con quien. La unión era conducida por el cacique o el curaca local, generalmente con la conformidad de los padres de los comprometidos, era una ceremonia en la cual las manos eran juntadas por el curaca y este los unía. La mala conducta sexual después de la unión era castigada ferozmente y el matrimonio no podía ser deshecho. Esencialmente, una pareja unida estaba allí para una eficaz división del trabajo que el estado controlaba, y crear a más trabajadores pequeños y para nada más.

WH Prescott, en 1846 escribió:

"Las extraordinarias regulaciones que norman la organización del imperio de los Incas son eminentemente características de genios del gobierno; lejos de limitarse únicamente a las preocupaciones públicas, penetraron hasta en los aspectos más privados de la vida doméstica; no permitiendo que ningún hombre, ni siquiera el menos humilde, actuara para si, en estos aspectos más personales fueron radicales, en el que nadie era dueño de sí mismo [... ], se debe suponer que hubieron intereses. Ninguno era tan encumbrado para que no le hicieran sentir la dependencia en cada acto de su vida. Su misma existencia como individuo fue absorbida por la comunidad. Sus esperanzas, sus miedos, sus alegrías, sus dolores y los aspectos más sensibles de su naturaleza [... ] debían ser regulados por la ley. Incluso no se les permitía ser feliz a su manera. El gobierno de los Incas era el más suave pero también el más universal forma del despotismo".

Los lectores contemporáneos pueden preguntarse por que el uso de la palabra "suave'.

Algunos monumentos de la infraestructura Inca todavía sobreviven y se encuentran en uso, como con los sistemas de irrigación costeros. Estos remanentes son, sin embargo, triviales cuando se comparan con el sistema de los acueductos que trajeron el agua desde grandes distancias de centenares de millas, desde ríos Andinos hacia el desierto costero. Sus carreteras eran igualmente impresionantes. Los grandes caminos, las calzadas levantadas, en las cuales dos grupos de soldados que marchaban podrían recorrer toda la longitud del imperio. Avenidas y caminos más estrechos de comunicación permitieron que la información fluyera libremente. En la cima de su grandeza en el imperio Inca, había alrededor de 30.000 kilómetros de carreteras pavimentadas y una red elaborada de sendas para peatones, de puentes y de tambos.

Los visitantes que recorran los Andes verán la palabra "tambo" en exhibición frecuente. Estos eran estaciones en los caminos Incas, en dónde se relevaban los chasquis de las trayectorias que el imperio requería. Pusieron gran atención en mantener las comunicaciones y la inteligencia necesaria para tener la capacidad de mover a soldados rápidamente y por supuesto, en el movimiento de mercancías y de tambos almacenes. Los tambos fueron utilizados para permitir la circulación de personas y dar el descanso a los agotados mensajeros. Estos corredores, eran llamados chasquis y podían mover productos frescos tales como pescados desde la costa al Cusco en menos de un día y la información fluía libremente desde todas los rincones del imperio al Cusco o dondequiera que el Inca se encontrase. Los Españoles permitieron que todo esto se destruyera, en la actualidad se encuentran algunos tramos en uso de los caminos Incas y otros restos que aún quedan.

Los Incas tenían almacenes e información por conservar, sin embargo, no tenían escritura o un sistema de jeroglíficos y en lugar de esto contaban con un sistema único que había sido desarrollado por antiguas culturas de la costa. Los Quipus eran una cuerda principal, de dónde colgaban muchas cuerdas, en las que había nudos que seguían una secuencia. Los nudos en estas secuencias pueden tomar muchas formas, con uno o más lazos, trenzados de una manera u otra, frente a frente o a la parte posterior de sus pares. Todavía no se ha podido descifrar esta información codificada, pero el número y la complejidad de lo que se ha encontrado, así como la observación de los españoles en cuanto a su eficacia, nos demuestran que desempeñaron un papel importante. Sin embargo, se presume que los quipucamayoc habrían tenido sistemas personales de codificación, los que otros no podrían leer. Esto no puede haber sido hecho para guardar de registro del ayllu o cultivos, a pesar de que se aplicaba la pena de muerte por no cumplir bien esta labor. La solución parece haber sido registrar responsabilidades paralelas y trasmitirlas, registrando de esta forma todos los aspectos del imperio.

El desarrollo del imperio del Inca no era inevitable. Los visitantes encontrarán los nombres de los gobernantes Incas una y otra vez, así que le contamos lo que sabemos sobre ellos. Los Incas, quienes hablaban el Quechua, parecen haber sido una tribu tributaria de otra de mayor poderío, quienes eran hablantes del Aymara, y tenían entonces como sede las cercanías del lago Titicaca. Al igual que lo sucedido con frecuencia en los Andes, su poderío declinó, por lo que sus súbditos regionales llegaron a ser independientes. Esto parece haber sucedido con los Incas, cuya arquitectura, ideas sociales y su religión fueron influenciadas mucho por las tribus meridionales que los precedieron.

Sus propias leyendas son muchas y varias. La Leyenda que dio nacimiento al imperio Incaico, es como sigue. El primer Inca fue Manco Cápac, el que fue engendrado por el sol en el lago Titicaca. Su hermana Mama Ocllo debía ser la cofundadora de la dinastía. Ellos emergieron del lago Titicaca y llevaban una barreta de oro, que debía hundirse en el suelo dónde debía fundarse la ciudad. Este acontecimiento sucedió en el Cusco, de tal modo que se hundió la barreta; luego ella le enseño a las mujeres locales las artes femeninas, como los cultivos, el tejido, la medicina y él, las artes de la guerra, construcción y la religión organizada. (La práctica de la unión incestuosa para mantener la pureza de la sangre del sol fue continuada hasta la época de la conquista Española).

Manco Cápac es probablemente una figura histórica, que quizá vivió hace 900 años. Fue el fundador y el visionario, que fijó a los Cuzqueños una trayectoria, la que, después de 200 años, dio lugar a un siglo de dominación absoluta. El crecimiento inicial del imperio de los Incas fue lento y el noveno Inca, llamado Pachacutec, fue quien inicio la trayectoria expansionista. El Inca se encontraba al borde de la derrota por la resistencia de los Huancas y el Inca de la época Viracocha y su heredero estaban a punto de entregarse. Sin embargo su tercer hijo y el más joven le dio la victoria al acudir en apoyo de su padre y lograr la victoria, un acto que incluyó el uso de aguerridos soldados y le dio el impulso que necesitaba Pachacutec. En 25 años, conquistó casi todos los pueblos de los Andes. Él fue un gran constructor, creo ciudades y desvío los ríos.

Su descendiente, el 11vo Inca, murió como el amo de un extenso imperio y compleja administración. Él incurrió en el error de dividir su imperio entre su heredero legítimo y un hijo de una colla favorita; su muerte fue marcada por una guerra civil sobre la sucesión. El ganador de este conflicto fue el menos legítimo de los dos, quien debía ser el último gobernante Inca. El Inca Atahualpa fue envuelto en una emboscada en 1532, quien pudo haber exigido que asesinaran a todos los rivales al trono, cuando Francisco Pizarro llego y comenzó a ingresar al interior del imperio.

LA CONQUISTA ESPAÑOLA

Francisco Pizarro era uno de los cuatro hijos de un militar Español de rango medio. Tres de ellos eran ilegítimos, incluyendo a Francisco. Lo descuidaron como niño y pasó sus años en forma licenciosa, antes de encontrar el paso a Panamá y unirse a un número de empresas fracasadas. La reciente conquista de México por Cortes era un ejemplo claro y digno de imitarse, según la óptica de cada aventurero; después de tener una edad mediana, en la que alcanzó pocas realizaciones personales, Pizarro y Diego de Almagro pueden financiar una expedición y conseguir el personal necesario para emprenderla, en dirección hacia la costa pacífica de Sudamérica, hacia las legendarias tierras del oro. Esta fue todo un fracaso, sin embargo pudo comprobar que algunas de las leyendas de oro tenían algo de cierto, ya que había encontrado cantidades pequeñas de oro real e información aún más valiosa. Otra expedición se reunió con resultados prometedores y fue el argumento que uso Pizarro, cuando obtuvo una audiencia con el monarca Español y recibió el derecho de conquistar en el nombre de la religión y de la corona las tierras que él podría encontrar al sur del río Bíru, en el actual Ecuador (de este detalle viene el conocido nombre de "Perú ").

La misión que se fijo Pizarro al equipar a sus hombres fue para conquistar un imperio altamente militarizado, con ocho millones de habitantes. Pizarro desembarcó cerca de lo que actualmente es Piura, con menos de doscientos hombres, de cincuenta caballos, de armaduras pobres y dos cañones ligeros. El viaje no había sido de los mejores y su grupo de aventureros estaba con ansias y sed de conquista. Sin embargo, establecieron un campamento y una iglesia, la que aun esta en funcionamiento. Su ejército no era muy convincente y estaba formado ahora por cincuenta hombres, quienes llegaron a territorios de la actual ciudad de Trujillo, antes de viajar a Cajamarca. Su llegada no tuvo oposición y la gente local los recibió bien y les dio ayuda.

El nuevo Inca Atahualpa recibió a Pizarro en forma pacífica en Cajamarca el 16 de noviembre de 1532. Aceptando una invitación de cenar con Pizarro en la ciudad de Cajamarca, una ciudad importante que él había ordenado despejar para recibir a los españoles, quienes lo secuestraron en forma sumaria y lo retuvieron. Las fuerzas de Pizarro dieron vuelta al cañón, a los caballos y las espadas, apuntando hacia los seguidores del Inca, matando en el acto a millares. (Pizarro estaba influenciado, por la estrategia similar de Hernán Cortés en México, y cuyo resultado paralizó a todo el imperio Inca.) Atahualpa al darse cuenta que había sido raptado ofrece a los españoles por su libertad un cuarto completo de oro y uno de plata. (Aún se puede visitar el cuarto hoy y apreciar la marca dibujada en la pared, que indica la cantidad de oro que fue ofrecida) Sin embargo, el pensamiento de un momento y los hechos reales de Pizarro demuestran que éste habría planificado antes estos hechos y la invitación era un pretexto. Era necesario demostrar resultados rápidos a la corona Española y aplacar a los aventureros díscolos con su parte del botín. El proceso de la recolección del rescate, mostró a los españoles lo rico que era el imperio Incaico en metales preciosos. Enviaron a delegados para visitar el Cusco y acelerar su retiro de los templos, regresando cargados de oro y llenos de historias de paredes y estatuas de oro y de una vida cómoda.

El nuevo Inca Atahualpa recibió a Pizarro en forma pacífica en Cajamarca el 16 de noviembre de 1532. Aceptando una invitación de cenar con Pizarro en la ciudad de Cajamarca, una ciudad importante que él había ordenado despejar para recibir a los españoles, quienes lo secuestraron en forma sumaria y lo retuvieron. Las fuerzas de Pizarro dieron vuelta al cañón, a los caballos y las espadas, apuntando hacia los seguidores del Inca, matando en el acto a millares. (Pizarro estaba influenciado, por la estrategia similar de Hernán Cortés en México, y cuyo resultado paralizó a todo el imperio Inca.) Atahualpa al darse cuenta que había sido raptado ofrece a los españoles por su libertad un cuarto completo de oro y uno de plata. (Aún se puede visitar el cuarto hoy y apreciar la marca dibujada en la pared, que indica la cantidad de oro que fue ofrecida) Sin embargo, el pensamiento de un momento y los hechos reales de Pizarro demuestran que éste habría planificado antes estos hechos y la invitación era un pretexto. Era necesario demostrar resultados rápidos a la corona Española y aplacar a los aventureros díscolos con su parte del botín. El proceso de la recolección del rescate, mostró a los españoles lo rico que era el imperio Incaico en metales preciosos. Enviaron a delegados para visitar el Cusco y acelerar su retiro de los templos, regresando cargados de oro y llenos de historias de paredes y estatuas de oro y de una vida cómoda.

Atahualpa era un peligro para Pizarro, por lo que lo detuvieron y lo confinaron en un ambiente para evitar su fuga, luego lo condenaron a ser quemado vivo en la hoguera. Esta pena fue conmutada por la muerte en el garrote, luego que el aceptara ser bautizado, después de esto la iglesia llamo la atención sobre su asesinato, disponiendo Pizarro luto entre sus tropas. Luego de este episodio coronaron a un joven como Inca, y el ejército se dirigió hacia el Cusco. La marcha fue sin oposición hasta que alcanzaron el valle de Huancayo, en dónde se presento una férrea defensa. Sin embargo, el joven Inca murió en el camino y Pizarro tuvo la fortuna de ser interceptado por Manco Inca, el heredero legítimo, quien se creía muy afortunado al pensar que los Españoles habían eliminado al usurpador para apoyarlo; llegando Pizarro al Cusco en una nube de invencibilidad y en una etapa en que se establecieron los principios de la sociedad Española. La corona se regocijaba, enviaron refuerzos y Pizarro fue nombrado Marqués. Él solicitó que fundaran la ciudad Lima como sede central para su gobierno.

Estos acontecimientos le permitieron a los Españoles deducir que podían hacerse del control del imperio Incaico, y no solamente realizar negocio con ellos. Después de percatarse de su error, Manco Inca se retiro del Cusco y recluto un gran ejército, el que sitió e incendió el Cusco, atrapando a las fuerzas Españolas en la ciudad. El encuentro de ambas fuerzas no alteró la presencia de los españoles, este se realizó cerca de la fortaleza de Sacsayhuaman, un lugar que usted aún puede visitar en la actualidad. Manco Inca de retiró a Ollantaytambo, cuyos restos aún existen, como restos arqueológicos; desde este lugar marchó a la selva en Vilcabamba, en donde estableció una pequeña corte. El Inca fue después asesinado por un aventurero Español; teniendo más éxito en una revuelta Túpac Amaru, una figura militante, cuyo nombre sigue siendo sinónimo de la resistencia a la opresión. (la bandera del arco iris que usted verá en diversos lugares sobre las montañas meridionales, era el símbolo de la diosa de la lluvia, y sobretodo representaba al Inca. Túpac Amaru, quien la utilizó como bandera de la resistencia, que es lo que ahora significa: trátenos bien o asuma las consecuencias). La fotografía de arriba demuestra en forma burlesca cómo se recuerdan a los españoles en el sur del País.

Clownish, frightening conquistador figures

Siguió un período de resistencias esporádicas hacia los españoles, mientras que la compleja y extensa prosperidad creada por los Incas comenzó a decaer. Los movimientos religiosos fanáticos se separaron a través de los Andes, implicando ajustes que sacudirían a los fieles, un grupo suicida pedía el retiro violento de los Españoles.

En el mismo tiempo, las disputas comenzaron a manifestarse entre los partidarios de Pizarro. Un grupo simpatizante de Diego de Almagro desafió la autoridad de Pizarro sobre las regiones meridionales, que le habían sido prometidas por la corona Española. Se consideraba a la ciudad del Cuzco como el botín. Encontrándose la controversia en los limites, lo que se aplaco con el uso de la fuerza. El resultado fue una batalla decisiva y la ejecución de Almagro por la justicia Española y su grupo de seguidores, Pizarro es asesinado tres años más tarde.

El poeta Ingles Robert Southey escribió unas frases en memoria de Pizarro.

"Para una columna monumental en Trujillo"

Aquí nació Pizarro; un nombre mayor
No existe dentro de la lista de la gloria.
Trabajo y dolor, hambre y elementos hostiles;
Enemigos feroces fallaron detenerlo en su curso.
No ser cansado, no ser disuadido, no ser vencido.
Un poderoso territorio conquisto, y con brazo implacable
Mato o esclavizó sus hijos inofensivos.
Y riqueza y poder y la fama era suya.

Existe otro mundo, más allá de la tumba,
En dónde se le juzga por sus actos.
iO Lector! Si gana su pan cotidiano con trabajo
Diario - asi sea el más bajo, miserable de la tierra
De gracias, con profundo agradecimiento a Dios
Quien le creo, que usted no sea como él.

Los primeros colonos eran despiadados en sus reparticiones con la población local, por ejemplo, cazaban a los indígenas hasta la muerte, persiguiéndolos con perros, como un deporte. Los principales abusos eran, sin embargo, económicos. El sistema de "encomenderos" dio a los colonos el derecho de esclavizar a los indígenas nativos, para convertirlos al cristianismo. La corona Española y la iglesia fueron advertidas de las atrocidades cometidas, por informes remitidos en forma subrepticia desde las colonias, por lo que enviaron un Virrey, sin indicaciones políticas para asumir el control de la colonia. Cuando llego la nueva autoridad se dictaron nuevas normas y se creó un sistema para que la corona expropie todas las mercancías y tierras obtenidas por el pillaje o con esclavitud. Esta medida se hizo efectiva y se confiscaron las propiedades, lo que condujo a una rebelión de los colonos. Gonzalo de Pizarro proporcionó la información necesaria para realizar esta medida. El Virrey murió en batalla y Gonzalo Pizarro tomó el control del Perú, como gobernador y capitán General, quien demostró ser un astuto estratega, sin embargo fue desplazado por un eficiente Virrey entrante, quien era un astuto diplomático. Después de una serie de batallas, en la última de ellas sus partidarios lo abandonaron sin una sola muerte y él fue ejecutado sumariamente. De los cuatro hermanos de Pizarro, solamente Hernando siguió vivo, siendo encarcelado durante veinte años en España, con cargos de peculado general. La gran fortuna se fue y el Marquesado quedo sin un heredero y el país que su familia había conquistado estaba en ruinas.

Un grupo de los seguidores de Almagro mató al último Inca, llamado Manco Inca, con quienes él había realizado una difícil alianza. Veinte años de represión, hambre y caos social trajeron abajo gran parte del imperio Incaico. Los españoles en el Cusco decapitaron a Túpac Amaru en 1572. El virreinato del Perú cubrió la mayoría del antiguo imperio Incaico, abarcaba desde el actual Ecuador, gran parte de Chile, Bolivia y el norte de Argentina. El virreinato del Perú fue colonia Española hasta 1824, cuando perdieron la mayoría de las colonias Españolas, por las acciones de los libertadores Don José de San Martín y Simón Bolívar.

El virreinato del Peru

El efecto inmediato de la conquista Española fue la destrucción de la economía Incaica. Como segundo efecto, mucho más destructivo y profundo, fue la aniquilación de la población. Los americanos le dieron a Europa nuevas enfermedades como sífilis, pero el impacto de las enfermedades del viejo mundo en la población indígena fue catastrófico. Las mejores apreciaciones contemporáneas son que el imperio Incaico tenía una población aproximada de 8 millones de habitantes. La población se redujo a solamente tres millones de personas después de veinticinco años después de la llegada de los españoles, cuando Túpac Amaru fue ejecutado. La población americana nativa continuó declinando hasta llegar a cerca de un millón al final del siglo XVIII. La cultura Andina, la tradición oral y la religión todo se fue olvidando con la aniquilación de la población.

Durante este decaimiento del imperio de los Incas el Perú se convirtió en un remanso. Transformando su historia y creando un gran impacto en la Europa contemporánea; esto fue el descubrimiento de una "montaña de la plata" en Potosí, lo que ahora es Bolivia. Luego del descubrimiento de las minas de azogue (mercurio), terminaron por transformar al Perú en la fuente de tesoros de España en Sudamérica." El resultado fue una explosión de inmigrantes, entre los que llegaron desde los campesinos más pobres de España; quienes vinieron con personas de origen árabe o "moros" y se ubicaron en los pueblos y minas de los Andes, la cultura Española entró en contacto íntimo con la población indígena en los pueblos y comunidades, terminando con muchas costumbres y creencias que erosionaron este antiguo mundo.

El Virrey Francisco Toledo y Figueroa llegó a Lima en 1569, cuando su población era 2,500 de habitantes. Él demostró ser el arquitecto de un sistema que duró por siglos. Ubicaron a los indígenas Americanos en lugares nuevos, en dónde les proporcionaron el trabajo. Los impuestos y la compra obligada de mercadería Española permitieron que la economía se moviera con el dinero, requiriendo que trabajen por un salario. La tenencia de la tierra se consolidó en manos Españolas, generando el sistema de haciendas que duró hasta más allá de la segunda mitad del siglo veinte. El arrendamiento de la tierra era bajo dos modalidades. El gran estado empleaba el trabajo de peones esclavos en mayor cantidad que en otro lugar, quienes debían temer al hacendado. (Mas aquí).

La otra forma era la dispersión de los colonos en los pueblos de los Andes, en pequeñas haciendas. La iglesia Católica Española fue una latifundista importante en este sistema.

La esclavitud total fue utilizada para explotar las minas, basando su legitimidad en el sistema Incaico de la mit'a. Potosí tenía de 150 a 175.000 personas trabajando en las montañas antes de fin de siglo, haciendo de este lugar, un desierto a 4000 metros, en una de las ciudades más grandes del mundo contemporáneo. Virtualmente todos los que fueron a trabajar en las minas en Potosí murieron después de algunos años. Es bastante probable que la plata extraída en Potosí haya financiado el desarrollo de Sudamérica española. Lima en sí misma experimentó un desarrollo explosivo, convirtiéndose gradualmente en el centro administrativo del Virreinato, por lo menos como el sistema de caminos Incas, el que permitió a los mensajeros llegar a Cusco.

Una vez que se estableció el sistema se consolidó rápidamente y sus normas fueron creadas en el siglo dieciséis. Siendo estas el nepotismo institucionalizado en la estructura y la práctica corrupta. La corona vendía los puestos en el aparato burocrático, en dónde el titular esperaba cosechar beneficios de sobornos y favores. La sombra de este tipo de políticas en el gobierno quedo muy arraigada en el Perú, así como en otras colonias Españolas, hasta muy recientemente.

Muy pocos cambios se llevaron a cabo en varios cientos de años, sin embargo, ocurrían algunas revueltas indígenas ocasionales, las que eran reprimidas. Al Virreinato se le permitía manejar sus propios asuntos, hasta que la producción de plata comenzó a declinar, a finales del siglo diecisiete. Este interés por manejar las colonias y algunos intereses de reformar el estado fueron aplicados en el período comprendido entre 1730 a 1790. Esto fallo completamente y la corona en 1776 establece un nuevo Virreinato rival de Perú, cuya sede era Argentina. Como un castigo Bolivia fue sacada de la administración del Virreinato del Perú y los réditos de plata fueron cortados.

El comercio Peruano decayó notablemente. La vida comercial giraba alrededor de Lima. El interés en las montañas y la selva esencialmente terminó. La agricultura costera fue orientada alrededor de una aristocracia de la tierra, caracterizada por su total desinterés en aspectos rurales. Perú no estaba caído totalmente, más aun, la corona decretó que las mercaderías debían embarcarse por la Argentina no obstante fueron requeridas para ser enviadas por Perú: ¡es decir, debían viajar por tierra en Panamá, y otra vez por tierra a través de Cusco y de Bolivia, antes de descender al nuevo Virreinato! Además, solamente las mercancías acabadas del origen Español debían ser importadas, es decir, ninguna maquinaria o herramienta industrial, una medida calculada para mantener a las colonias dependientes de la corona en España. América latina debía ser la tierra que consumía la producción de la industria Española; y su fuente de financiamiento. La consecuencia fue, por supuesto, la prosperidad del sistema organizado de contrabando alrededor de Argentina, en el que los Británicos desempeñaron un papel importante, así como la indiferencia entre la élite de los criollos en cuanto a la capacidad de España. (Es claro, sin embargo, que el concepto de la gerencia de la importación y la ayuda de la industria doméstica ineficaz dejó una herencia duradera en las economías coloniales, influencia de la cual recién están empezando a recuperarse, en la actualidad).

El rigor económico, una excesiva carga de impuesto, levantamiento y poblaciones que conspiraban llevaron a las colonias Sudamericanas a la ebullición, culminando en la rebelión de Túpac Amaru de 1780. Esta fue organizada por un mestizo intelectual, que tomó el nombre de un Inca, como su nombre de guerra. Lo capturaron y fue ejecutado después de una campaña dura que se realizo por los Andes. (Como comentario sobre la naturaleza de la administración Española, la ejecución de Tupac Amaru fue ejemplar. Ejecutaron a su familia entera antes de sus ojos, y luego lo descuartizaron entre cuatro caballos. Todo esto fue hecho como la culminación festiva de celebraciones públicas).

En última instancia, sin embargo, el cambio no vino de la gente oprimida en los Andes, sino de la gente rica de Lima. La motivación era el deseo de todo el continente de estar libres de impuestos Españoles, restricciones comerciales y las ataduras con la corona Española.

LA INDEPENDENCIA Y OLIGARQUIA

Las colonias de España se encontraban inconformes con el sistema de gobierno y los límites impuestos por la corona. Sin embargo, el temor de las colonias y la élite extremadamente cerrada fue quien apoyo el movimiento revolucionario y activo la resistencia militar hasta conseguir ser un gobierno independiente. Las incipientes ideas de patriotismo eran comunes en las clases medias, pero la oligarquía del continente tenía una visión clara de que era necesario para que prevalezcan sus intereses.

España, bajo el reinado de Carlos IV, perdió el control de su política extranjera, de su economía y en última instancia de su territorio cuando una alianza con Napoleón provoco una invasión en 1808. España probó incapacidad para pacificar a sus colonias, y las ideas que originaron la revolución francesa comenzaron a expandirse. Venezuela era una colonia en dónde imperaba el desgobierno y dos de sus ciudadanos, Sebastián Francisco de Miranda y Simón de Bolívar, proporcionaron el estímulo intelectual y militar a la revolución. De Bolívar, quien en particular expulsó a los Españoles de lo que actualmente es Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Al hacer esto él precipitó un feroz conflicto interno y la aparición de un sinnúmero de caudillos, creando un caos civil. Masacraron a muchos inocentes en condiciones de barbarie absoluta. La tentativa de Bolívar de refrenar esto se aprecia cuando ejecuto a un jefe que había trasladado a los prisioneros juntos de manera inhumana, sin embargo esta tentativa fracaso. Bolívar estuvo en el país solamente por un periodo corto, sin embargo su salida trajo un contragolpe de la oligarquía y la secesión del gran estado que él había intentado crear. A pesar de que Bolívar no pudo "conseguir la paz", es admirado en América latina como el libertador.

Perú fue la capital administrativa de las colonias Sudamericanas de España y es menos que sorprendente que fue la última de las naciones que obtuvieron su independencia. La revolución en el virreinato de Argentina se llevo a cabo más o menos en paralelo con la de Venezuela, muy influenciadas por el negocio organizado de evadir restricciones a la importación española. Las tentativas iníciales de libertad en Chile terminaron en luchas internas y el ejercito Argentino fue quien consolidó la independencia de Chile. La figura extraordinaria de general José de San Martín fue el catalizador y conductor de este proceso.

Nacido en la Argentina, San Martín sirvió en el ejército Español continental. Ayudado por el servicio de inteligencia británico, él volvió a la Argentina para servir al movimiento de independencia. Su visión fue invadir Perú por Chile, y después de años del planeamiento meticuloso, esto es exactamente lo que él alcanzó; desembarcando como jefe de una gran fuerza armada en 1820. Él, mientras tanto, presionaba a los españoles por el sur, cuando Bolívar invadía desde el norte, forzando las dos fuerzas al Virrey José de la Serna e Hinojosa a capitular. Bolívar ganó la batalla decisiva de Junín en 1824, y la batalla decisiva de Ayacucho, comandada por el Mariscal Antonio José de Sucre, selló la independencia de Sudamérica de España.

San Martín fue un ejemplo de esos individuos peculiares, autócrata, de un espíritu de servicio publico y está claro que él no aceptó ninguna de las recompensas ú honores que los países liberados intentaron brindarle. Sin embargo, su nombre aparece en muchos edificios públicos y calles en el Perú. Como marca de su humildad personal, él aceptó las propuestas de Bolívar en Ecuador, antes de que el último pusiera un pie sobre el Perú y después de dos días de conversaciones, San Martín acordó dimitir de su cargo como "Protector del Perú", cinco años de planeamiento, en favor de El Libertador .

 

(Los lectores que se encuentren interesados en la liberación, podrán leer "Las salvajes guerras de libertad de Sud América", de Roberto Harvey. Robinson 2002).

San Martín

Proclamación de la independencia

Bolívar

Nacido en la Argentina, San Martín sirvió en el ejército Español continental. Ayudado por el servicio de inteligencia británico, él volvió a la Argentina para servir al movimiento de independencia. Su visión fue invadir Perú por Chile, y después de años del planeamiento meticuloso, esto es exactamente lo que él alcanzó; desembarcando como jefe de una gran fuerza armada en 1820. Él, mientras tanto, presionaba a los españoles por el sur, cuando Bolívar invadía desde el norte, forzando las dos fuerzas al Virrey José de la Serna e Hinojosa a capitular. Bolívar ganó la batalla decisiva de Junín en 1824, y la batalla decisiva de Ayacucho, comandada por el Mariscal Antonio José de Sucre, selló la independencia de Sudamérica de España.

Consecuentemente, Bolívar hizo las primeras reglas de la República del Perú. Él procuró establecer una constitución liberal y abierta. Sin embargo, su salida después de solamente dos años de administración condujeran a un vacío, pronto aparecieron una serie de caudillos que peleaban entre si. La constitución fue reescrito seis veces en los siguientes diez años. El período terminó en el episodio de la guerra con Chile, con la participación de Bolivia y el agotamiento de las minas de plata bolivianas. La economía se derrumbó y con ella el gobierno central. La caída del gobierno establecido, como lo hace tan a menudo, instituciones más primitivas, en este caso al reinado de los caudillos, lucharon por todo el País. Éstos lucharon con todos los métodos disponibles para hacerse de la primacía en su región.

Lo peor de esta etapa es después de los años 1840s, con el inicio del auge del guano. (el guano es el abono de las aves guaneras), recogido de las islas de la costa. Tenía un importante papel como un fertilizante cada vez más tecnificado y usado cada vez más en la agricultura europea, pero esto fue socavado precipitadamente por el proceso industrial, el que permitió al nitrógeno ser fijado del aire, en un proceso químico.) El auge creó un período de crecimiento rápido y sostenido, con una presidencia duradera, durante la cual fue creado un marco político estable. La esclavitud y la servidumbre fueron suprimidas, por lo menos de nombre. (Sin embargo, aun avanzado el siglo XX, en 1929, un terrateniente costero hizo que la mano de una muchacha de seis años se le cortara por que se atrevió a mirarlo a la cara).

Los últimos años del auge del guano fueron marcados por escándalos. El presidente de la época repartió sumas grandes de dinero a las familias ricas, incluyendo a si mismo y sus familiares, sobre la base de que fueron desposeídos durante la guerra de la independencia. Más trascendente, sin embargo, fue que el gobierno pidió prestadas sumas de dinero a los banqueros extranjeros, haciendo compromisos con los réditos futuros. España demandó de todos modos su soberanía sobre las islas guaneras y las ocupó eventualmente, lo que finalmente trajo abajo el castillo de naipes. La economía se derrumbó.

El hecho de contar con un gobierno desacreditado fue el ingreso en la guerra, evidentemente insustancial y catastrófica, del Pacífico. Las raíces de esto también estaban puestas en el guano, en este caso en los depósitos demandados por Bolivia, en el actual territorio de Chile. Perú solo estaba apoyado por Bolivia en la guerra que se llevaba a cabo en gran parte de la costa y sobretodo, Lima - fue invadido. La ocupación Chilena duró cuatros años. Bolivia perdió su acceso al mar (y los depósitos de cobre masivos del desierto de Atacama, entonces sin descubrir.) Las ramificaciones de esta guerra no fueron resueltas hasta 1929, y todavía moran en la mente Peruana.

El gobierno civil fue desacreditado a fondo. Sin embargo, después de un período muy largo de "generalísimos", Perú encontró un gobierno estable hacia el final del siglo diecinueve, bajo movimientos de liberalización conocidos como los civilistas. Estas administraciones comenzaron un proceso de modernización y de cambio social que alteraron en última instancia la naturaleza del país. La liberalización de los mercados trajo la tecnología y creo cambios comerciales. Los campesinos comenzaron a trasladarse a las ciudades costeras. Las elecciones fueron limpias en los diferentes procesos electorales, aunque la votación estaba conforme a la constitución, esta excluía a los iletrados, dejando de lado a mucha población. El malestar social comenzó a encontrar un eco.

LA CAÍDA DE LA IZQUIERDA

La primera guerra mundial interrumpió las relaciones económicas que el Perú había creado y cultivado. Sin embargo, otro gobierno presidido por Civilistas generó una década de expansión. En última instancia, esto coincidió con la caída global de 1929. El inicio de la gran depresión envolvió a las fuerzas de la izquierda. El partido socialista Peruano se convirtió en el partido comunista Peruano. Mariátegui, cuyo nombre también ha estado pintarrajeado en muchas paredes de Lima, creyó en el potencial revolucionario de los americanos nativos del Perú. Él comenzó la ideología que condujo a la creación de Sendero Luminoso contemporáneo.

La Alianza Popular Revolucionaria Americana o APRA era un partido político anti- imperialista, de alianza continente, revolucionaria, fundado en México. En Perú, se convirtió en un movimiento político que sigue estando activo. Ante el desarrollo de los hechos con respecto a la izquierda, la derecha y las fuerzas armadas se sienten en una alianza inusual.

El APRA generó una rebelión activa en Trujillo, dónde más de cincuenta oficiales del ejército fueron ejecutados. La respuesta fueron bombas violentas, incluida la caída de aviones en viviendas civiles. Entonces comenzó una lucha larga, con la intervención del ejército para prevenir que el APRA gane espacio y fuerza política. Había asesinatos frecuentes de activistas, tortura y represión general. La oligarquía del Perú consideró esto como un desafío directo a su autoridad y por consiguiente reaccionó.

Se creo un callejón sin salida al declararse la guerra con el Ecuador e iniciarse la Segunda Guerra Mundial. El líder principal del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre, también comenzó a ablandar su postura, probablemente en reconocimiento a la política como el arte de lo posible. APRA se actualizó con generaciones más jóvenes, propició la inversión interna y asimiló las características de la derecha. La consecuencia de esto fue su legalización como partido político y la administración siguiente considero al ministro de economía del APRA. La intervención del estado en la economía comenzó como resultado, con medidas dictadas por el estado y dirigidas a ayudar a los pobres, tales como subsidios, controles de precios y nivelación de salarios dictado por leyes, apareciendo estas medidas por primera vez. (Éstos debían eventualmente nivelarse con los precios que caían y que hundieron la economía en los últimos años de los 70). La política fiscal aplicada, tomo acciones esencialmente como imprimir dinero, con la finalidad de estimular la creación de trabajo, la consecuencia fue el estancamiento y la inflación. (El APRA, gobernó más adelante en la década de los '80 y asimilo las ventajas del monetarismo para implementarlas, procediendo a hacer la misma cosa y con exactamente el mismo resultado. La historia nos enseña que la historia no nos enseña nada).

El APRA no fue tranquilizado del todo, sin embargo un motín naval fue impulsado como resultado de la revolución del APRA. Fueron asesinados varios conservadores. El caos económico y la agitación revolucionaria hicieron que las Fuerzas Armadas dieran un golpe militar en 1948, instalando al general M. A. Odria como presidente. Los miembros del APRA fueron perseguidos por la represión y Haya de la Torre huyó hacia ultramar. Los programas populistas de bienestar del gobierno militar también recibieron el apoyo del APRA. La inversión interna condujo al crecimiento rápido, particularmente en la costa y aumentó la migración del campo a la ciudad. La población de Lima se elevó desde medio millón de habitantes en 1940 a tres millones en 1960 (y cuatro millones antes del año 80.) Los pueblos jóvenes hicieron su primera aparición, rodeándose la ciudad de un cinturón de miseria y aguas residuales. La mejora económica fue limitada en gran parte a la costa y los movimientos de inestabilidad y vientos de revolución con fusiles se manifestaban en la sierra, en dónde se encontraban aislados, más aún con mucha pobreza. La tierra valiosa fue defendida con gran y arbitraria brutalidad por los latifundistas que eran sus dueños. Hugo Blanco, fue otro nombre familiar, para los que realizaban las pinturas en la calle del tipo graffiti, en Lima, organizando invasiones campesinas de la tierra. El ejército reprimió este movimiento, así como también otros que se opusieron al status quo.

Odria siguió siendo una molestia para los peruanos de la izquierda. Sin embargo, él acabo con su popularidad y empezó a decaer. Los militares, sintiendo que su tarea estaba completa, dieron la administración de nuevo a la oligarquía civil. La nueva democracia fue reestablecida, con mucha convulsión. Los nuevos partidos políticos comenzaron a formarse, reflejando sentimientos de la clase media en la costa y la extensión de la educación liberal. Otro partido llamado Acción Popular tenia una posición de centro izquierda, y la democracia cristiana era de centro derecha. El APRA emigró radicalmente hacia el centro. Se convirtió en un partido político democrático, proponiendo candidatos a través del país. Sin embargo, esto no significó que el ejército confiara en la izquierda y cuando el APRA ganó las elecciones en 1962, Las fuerzas Armadas nuevamente entran en escena. Un gobierno civil moderado fue establecido, pero cuando éste también se encontró en problemas económicos en 1968, se dieron las condiciones para un golpe militar, conducido por el general Juan Velasco Alvarado. La junta militar que gobernaba y presidía el General Velasco cambió al Perú radicalmente, más que cualquier otra situación en la historia de la post-conquista.

LOS MILITARES RADICALES Y LA REFORMA AGRARIA

El General Velasco era un mestizo que había escalado posiciones desde condiciones humildes. Las fuentes de reclutamiento de los cuerpos de oficiales se habían ampliado gradualmente hasta las clases más bajas de la sociedad, pero pocos tenían experiencia de primera mano sobre la vida más allá de la franja costera. Un núcleo pequeño de oficiales de extracto de la clase obrera había comenzado a crecer a la sombra de Odria y las administraciones siguientes, sin embargo, ahora son un cuerpo articulado y patriótico dentro de las fuerzas armadas. Después de adquirir la energía necesaria, comenzaron un programa de reforma extremadamente radical. La reforma agraria transfirió las tierras de los latifundios a sus trabajadores y quizás un cuarto de la población rural se hicieron cooperativistas. Las Fuerzas Armadas nacionalizaron muchas propiedades extranjeras en el Perú, argumentando que tres cuartos de la minería, la mitad de la industria, dos tercios del sistema de actividades bancarias comerciales y la mitad de la industria de la pesca estaban bajo el control extranjero directo.

El resultado de esto fue que las empresas del estado pronto poseyeron la mitad de toda la explotación minera, dos tercios de las actividades bancarias y una mitad de todo capital empleado en industria. Los encargados, muchos de los cuales no tenían ninguna experiencia en empresas grandes, ahora tenían que satisfacer los aspectos políticos así económicos y funcionales. Esto no es una receta para el éxito, y el éxito no fue alcanzado. La manera sudamericana para la "substitución de importaciones" también fue tomada como panacea (aunque ahora se sabe que es un veneno). La protección del trabajador, algunas formas de Seguridad Social, énfasis en la educación y el cuidado médico también fue seguido, con un objetivo más positivo a largo plazo; pero, a corto plazo, incrementa los costos.

Lo motivos detrás de estas acciones y las consecuencias económicas y sociales de ellas no fueron las mejores. La nueva gerencia era a menudo incapaz de su tarea y las cooperativas agrícolas se derrumbaron económicamente. Muchos engancharon a guerras de la gama con sus vecinos. Los título de las tierras era, en el mejor de los casos, vago y las cooperativas no podían pedir prestado dinero o invertir. Las empresas de estado fueron forzadas a vender a precios "sociales" y muchos perdieron dinero estrepitosamente. El gobierno se había prestado dinero del extranjero para apuntalar la economía hacia arriba. La inflación comenzó a aumentar.

Velasco fue substituido por un general más conservador Francisco Morales Bermúdez Cerrutti, maravilloso sonido rimbombante de un nombre, dejando de lado el viejo dinero, continuó en el cargo hasta el año 80. Él regresó de nuevo al país al régimen civil. Un gobierno de centro derecha esperanzado ocupo el gobierno y aumento la inflación mensual al 50% del endeudamiento, hecho grave, así mismo, se determinó que una lista de las empresas del estado eran incapaces de reformarse. Los salarios cayeron hasta un quinto en los primeros dos años de la administración. El gobierno declaró esto como la peor crisis del siglo. Fue forzado a pedir préstamos internacionales pesados.

El impacto de los acontecimientos fue más fuerte en las áreas alejadas. Antes de 1985, más de la mitad de los niños que vivían en estas áreas estaban subalimentados y las expectativas de vida bajaron dramáticamente. La promesa de la reforma agraria y su realidad caótica; el conocimiento de que el crecimiento de la vida podría ser mejor; la comprensión de que era la gente del país que llevaba la parte más dura del abandono del estado: todos estos factores hicieron a gente del campo cada vez más inclinada para oír al movimiento terrorista, Sendero Luminoso.

SENDERO LUMINOSO Y SU IMPACTO

La principal ideología marxista del Perú fue formulada en los años 20 por Mariátegui. La influencia comunista había sido debilitada por los éxitos del APRA, sin embargo un profesor de la universidad en Ayacucho, Abimaél Guzmán quien fundó el grupo terrorista llamado Sendero Luminoso. Descrito como un movimiento convencional "maoísta-leninista"; este movimiento estaba basado en ideas tradicionales y populistas. Su ideología central rescataba las ideas de los Incas y una autoridad moral central, a Mao para el reclutamiento "de la gente" y la meta de la revolución era en pasos pequeños, así mismo incluía a Mariátegui por su componente reaccionario, en el que el movimiento del mundo capitalista fue fijado en el sometimiento del hombre pequeño. La modernidad debía ser evitada y los valores tradicionales se desarrollan dentro de una comunidad rural en donde los campesinos debían gobernar, dirigidos por una aristocracia de mente benevolente. Los que discreparon eran reeducados, pero también las ideas redimibles no eran deseadas en el paraíso al cual Sendero Luminoso debía conducir. "tanto así que las ideas de Pol Pot ", un veterano asiático fueron observadas.

El área geográfica comprometida y el impacto inmediato del movimiento fueron una sorpresa completa para el gobierno de turno. Sendero Luminoso había estado activo desde los primeros años de la década de los ochenta, pero su crecimiento después de la caída económica fue explosivo. Otro grupo terrorista, el movimiento revolucionario "Túpac Amaru" también emergió en Lima, basados en los terroristas urbanos de Uruguay. Los dos grupos lucharon contra el estado.

Las fuerzas armadas tenían una larga tradición de reprimir la insurgencia rural. Comunidades y aldeas enteras fueron demolidas para desalentar la colaboración y se saben que más de 20.000 civiles fueron asesinados. Desplazaron de sus hogares y tierra a más de un cuarto de millón de personas como refugiados en las ciudades costeras. La población rural alrededor de Ayacucho, el centro intelectual del movimiento, decayó en dos terceras partes, con muchas comunidades y pueblos abandonados. Aun están tratando de recuperarse. La gente desplazada no recibió ninguna ayuda del estado y fueron, a menudo, blanco de ataques físicos por los campesinos locales de las rondas campesinas, unas milicias organizadas por el ejército y las comunidades en cada departamento. Muchos grupos de ronderos, formados para protegerse, fueron vistos como Senderistas. Esto, por supuesto, agregado a la violencia general.

El arbusto de la coca, del cual se deriva la cocaína, se cultiva en la ceja de selva, la franja que se ubica entre los Andes altos y la selva baja. Sendero Luminoso empezó a controlar mucho de este terreno difícil. De hecho, mucho de la propagación de Sendero Luminoso vino como resultado de la protección que ellos ofrecían a los cultivadores de la coca, contra el programa de erradicación de este cultivo, que el gobierno había implementado en los últimos años de la década de los 70, bajo presión extranjera. El resultado fue que Sendero Luminoso se encargó de la producción para las firmas colombianas de narcóticos, con una producción neta, según estimaciones conservadoras de $20 a 50 millones anualmente, en este servicio. Esto financió el movimiento, y permitió que reciban ayuda, evitando las recolecciones forzadas más típicas de dinero, que otros grupos similares deben utilizar. La comisión que se estableció posteriormente para aclarar los hechos alrededor de este período, indica que los actos de la subversión le costaron a la nación más de US $ 20 mil millones directamente, conduciendo esto a más muertes que en todas las guerras en la historia del Perú. Cerca del 70% de éstas fueron atribuibles a Sendero Luminoso y un 15% a las fuerzas militares.

El Presidente Belaúnde presidió esta transición complicada de la dictadura militar. El electorado solo le dio el 6% de votos en las elecciones de 1985, siendo ganador de este proceso Alan García del APRA, quien fue elegido, con el apoyo de los marxistas recibiendo el 25% de los votos. Perú estaba en las manos de la izquierda y en el centro de una guerra mortal. La visión que prevalecía en la mayoría era permanentemente contra el modelo tradicional con el que había funcionado Perú desde la conquista. Sin embargo hechos como que: tres cuartos de injusticia y de pobreza social se dieran en las partes más aisladas, fueron la verdadera causa de los problemas que permitieron a Sendero Luminoso convertirse en la amenaza más grande, que la nación hizo frente. El APRA, ahora un partido de la izquierda moderada, le fue dado un periodo de mandato, debían hacer lo que habían ofrecido en sus discursos, por el contrario hicieron de esta oportunidad un desastre mayor.

EVENTOS RECIENTES

García probó su incapacidad para controlar a Sendero Luminoso y las políticas económicas basadas en el déficit, qué el APRA siguió, de nuevo, aumentaron la inflación sin mejorar la economía. Los salarios verdaderos, que habían caído a una tercera parte en los años 80, ahora cayeron aún más. García no fue elegido en las elecciones 1990.

Un Peruano Japonés relativamente desconocido, Alberto Fujimori ganó la presidencia. Él procedió a aplicar un paquete entero que el "FMI" propuso como medidas económicas de emergencia: es decir, le quitó restricciones a la importación, suprimió los subsidios y liquidó o vendió algunas empresas del estado. Esto construyó confianza externa y la inversión interna comenzó a fluir. Sendero Luminoso y otros movimientos terroristas fueron suprimidos. Fujimori pudo alcanzar el cambio por el que cerró el congreso y vulneró la constitución, gobernando por decreto. La historia ahora nos demuestra que, él pudo mantener todo esto, a través de  sobornos. Su aliado dominante en todo esto era el jefe del servicio de inteligencia, Vladimiro Montesinos.

Los éxitos de Fujimori no pueden ser dejados de lado. En el frente militar, la estrategia antiterrorista fue entregada a las fuerzas armadas. Se promulgó una nueva legislación que dio una mano libre y el ineficaz combate contra la subversión se convirtió en eficaz. Los jefes de los movimientos del Sendero Luminoso y Túpac Amaru fueron capturados. El control militar se instaló sobre el valle "demasiado difícil" del río Huallaga y combatió la producción de la cocaína. Esto separó a Sendero Luminoso de las fuentes de financiamiento y su influencia comenzó a declinar.

Fujimori tenía otros problemas con los cuales enfrentarse. Una vez que los movimientos revolucionarios fueron suprimidos, una guerra no declarada se presentó con el Ecuador (la segunda en veinte años). Además, el fenómeno del Niño en 1998 fue el más grande registrado. El caos que esto causó a las comunicaciones y a los cultivos le permitió a Fujimori manipular el sistema para buscar un tercer periodo presidencial, una inconstitucionalidad en el cargo y el estado. Él, sin embargo, no permaneció por mucho tiempo.

Vladimiro Montesinos fue mucho más que un jefe de inteligencia: era manipulador, plenipotenciario y astuto, él condujo la lucha contra la subversión y fue el instrumento que consiguió unir las sociedades civil y militar, durante la exposición de un video, en los últimos años de la década del 90, en el que sobornaba a políticos, la investigación adicional produjo un caos nacional por las prácticas corruptas. Se descubrió que Montesinos paso a ser una figura importante en el mismo comercio de las drogas, el que tenia como misión suprimir, así mismo también fue implicado en el lavado de dinero, asesinato, extorsión, soborno y robo de fondos públicos. El programa de privatizaciones implicó la venta de activos públicos a intereses privados a precios muy bajos, por ejemplo: $15.000 por una mina de oro activa. Mientras que buscaban para arrestar al arquitecto de este sistema, Montesinos, "se escapo" hacia ultramar, volviéndose un fugitivo cuando empezó a ser buscado, al descubrir sus niveles de corrupción (en vivo por la televisión y personalmente a cargo del presidente de la República), antes de iniciar su búsqueda y traerlo para ser juzgado.

Las investigaciones públicas entonces determinaron que el presidente estuvo implicado personalmente en por lo menos algo de esto. Así mismo, se ha demostrado que los militares y muchos colaboradores del gobierno civil, desde entonces, también habían tenido implicancia activa, por ejemplo: algunos barcos fueron utilizados para transportar, desde balsas de goma, la cocaína que se enviaba al norte para su refinación, el sistema de actividades bancarias y sus reguladores estaban implicados profundamente en el lavado de dinero. Fujimori tenía un pie izquierdo en el Perú, cuando el escándalo estallo, ya que se encontraba en una visita en Japón. Él dimitió inmediatamente de la presidencia, por E-mail y permanecía en Japón. Él demandó ser un ciudadano japonés o quizás haber tenido doble nacionalidad y como Japón no extradita a sus ciudadanos japoneses, esto significaba que él era inmune al procesamiento judicial por el estado Peruano.

Actualmente después de dirigirse en el año 2,005 a Chile desde Japón espero un proceso de extradición iniciado por el gobierno Peruano, lo que le permitió depurar algunos procesos judiciales e ingresar al Perú extraditado y enfrentar la justicia Peruana, a partir de Septiembre 2,007. El gobierno Peruano ha logrado su extradición después de esperar, más de un año, que concluya el proceso de extradición.

A celebrant at the Southern Candeleria festival

A pesar de todo este entusiasmo, Fujimori sigue siendo extremadamente popular en el Perú. Para entender porqué se da esto, uno debe entender la extraordinaria transformación económica que pudo generar. Después de décadas de inestabilidad económica, inflación y previsibilidad económica, un nuevo espíritu de desarrollo y prosperidad totalmente nuevo se le ha infundido al Perú costero. El crecimiento en la recaudación de impuestos es eficaz ha permitido una gran inversión del estado en energía, caminos, irrigación, salud, educación y telecomunicaciones. Todo esto ha contribuido a un cambio radical y muy positivo en la vida de la gente en los Andes y comunidades aisladas. Además, los cambios que han seguido al Perú después de algunas décadas, cambiando la realidad física y social de Lima en sí mismo son muy notables. Es un desperdicio enorme que una figura que demostró ser tan capaz, quede tan mal.

Recientemente asumió el poder nuevamente el APRA, con el Presidente Alan García. La última década ha sido un período de limpieza de casa y de revaloración cultural, en el que casi todos los aspectos históricos del país se han aceptado y elevado en su difusión. Los peruanos más jóvenes saben que hay un mundo mejor. Se encuentra un país con reservas internacionales, en franco desarrollo, con estabilidad económica, con seguridad jurídica, con tratados de libre comercio en proceso o concretados con diferentes mercados en el mundo; lo que le ha permitido que se inicie una etapa de auge económico, facilitando la inversión privada y crecimiento económico. Hay un deseo por el cambio y se espera que esto se concrete por el bienestar de la gente del Perú. Su gente ha tomado una posición dura, después de más de tres siglos y lo ha hecho con buena tolerancia. Como extranjero, le deseamos que todo salga con bien.