Por Tierra desde Lima a Huancayo

Por Tierra desde Lima a Huancayo

Esta ruta sigue la Carretera Central, la qué casi es perpendicular a la costa fuera de Lima. Cruza la vía férrea más alta del mundo y el paso llamado Ticlio (4,818 msnm.) El feo y poco acogedor pueblo minero de La Oroya sirve como un eje desde dónde salen tres rutas principales. Una, explorada aquí, se dirige a Huánuco, y desciende a la selva de Tingo María. La ruta central va a Tarma, y luego ingresa en la selva alta, hacia Chanchamayo. La tercera ruta se dirige a Huancayo, llegando a Huancavelica y Ayacucho. Nosotros describimos esta ruta aquí. La descripción actual sigue el camino hacia el valle del Mantaro y Huancayo.

Éste es un camino que esta en buenas condiciones, transitado por un fluido transporte público, y se permite el lujo de brindar la vista más cercana del Perú rural, probablemente cerca de la ciudad de Lima. Usted debe, sin embargo, prepararse para subir muy rápidamente a altitudes considerables, mientras v ascendiendo a casi 4,820 msnm en apenas tres horas.

La Cordillera de Yauyos es, sorprendentemente, poco explotada, dada su proximidad a Lima. El acceso generalmente termina en San Vincente de Cañete y Yauyos, como lo comentamos aquí.

De Lima a La Oroya

La Carretera Central sigue el curso de Río Rimác, desde los Andes. El valle entero esta poblado por centros mineros, al punto de que en alguna oportunidad sus operaciones estaban poniendo en peligro el suministro de agua en Lima, ya que puede contaminarlas con metales pesados. El camino sirve ahora como vía de comunicación principal para el transporte de productos de la sierra y selva central a Lima. El viaje entero toma aproximadamente seis horas en transporte público y cuatro horas si usted tiene su propio automóvil parando por el camino a tomar fotos o contemplar el paisaje. Es un paseo fácil para un automóvil convencional, aunque es aconsejable estacionarse enfrentando al declive, de manera que si usted tiene inconvenientes para encender el vehiculo y necesita un empujón, lo tendrá. Los riesgos principales del viaje son las náuseas, producidas por la altitud, lo que es llamado soroche y otro es encontrar un camino obstruido, durante la estación de lluvias, por los deslizamientos, normalmente llamados derrumbes, los que cierran el camino y los huaycos que deterioran la carretera.

La vía férrea confronta el camino e incluye el serpentín de rieles más alto del mundo. Pasa por setenta túneles y cruza sesenta puentes. El trabajo empezó en 1880 y se completó en 1908. Llevó alguna vez pasajeros, actualmente se limita a labores de carga, principalmente minerales. Sin embargo, se esta iniciando la construcción de una vía moderna que esta destinada a pasajeros.

La primera hora del viaje se recorre a través de barrios informales y alguna una vez muy pobres, ahora en proceso de rápida mejora. Usted necesita tener un aprecio personal del hormigón para encontrar el atractivo. El cielo se aclara rápidamente de la niebla opresiva de Lima y el verde esparcido empieza a mostrarse cuando usted sale del área urbana.

Se siente estar afuera de la cuidad cuando llega a Chosica, que se localiza a 950m y 33 km del centro de Lima. Se ha vuelto en el centro para clubes privados, a dónde los limeños van en invierno para escapar de la niebla. Hay también medios más públicos, como son los restaurantes. El nombre del pueblo significa el lugar del Búho y se comenta que era hace años refugio de miles de ellos. Las ruinas cercanas de Cajamarquilla son pre-Incas, pero no están asignadas a ninguna cultura en particular. Existen petroglifos en el lugar cercano a Yanacoto, los que tienen por lo menos 4000 años de antigüedad. El centro de Chosica también tiene una elegante estación de ferrocarriles del Siglo Diecinueve.

Esta parte del camino ofrece varios viajes paralelos y muchas aventuras. Todo esto ocurre en la provincia de Huarochirí, a lo que se accede por un buen camino, el que se toma desde la Carretera Central, en el Km. 56 desde Lima. Sin embargo, autobuses autorizados pasan cerca del Parque Echenique, lo que le tomará aproximadamente cuatro horas, por un buen camino.

La primera atracción está en el bosquede piedra en Marcahuasi, localizado a 4000 msnm. Un camino de Chosica va al Norte hacia el pueblo pintoresco de Santa Eulalia y luego a San Pedro de Casta (3350 msnm). Éste es un pueblo encantador que es muy típico de la sierra sobre Lima. La fiesta del agua ocurre el 1ero de octubre. Es un punto de partida para ir al bosque de piedras de Marcahuasi (4000 msnm). Está alrededor de cuatro horas de camino o dos horas desde el pueblo, localizado en una colina alrededor de 4 kilómetros cuadrados de área. El sitio tiene rocas de 20 a 30m de basalto columnares, las que han sido erosionadas por las condiciones ambientales, en extrañas formas, las que parecen moverse y arrastrar la llovizna baja. Varios movimientos espirituales consideran al lugar como un lugar de culto y ahora es un centro para visitantes internacionales que buscan conexiones transcendentales. Es mejor contar con equipo para acampar si usted quiere disfrutar de lo mejor en este viaje, aunque por la noche sentirá frío. Hay hoteles y restaurantes en el pueblo. Las personas locales se ofrecen como guía a los turistas pero también son tímidos y ven como raros a sus visitantes. Realmente ellos ofrecen guías y otros servicios.

El pueblo de San Bartolomé se localiza a Km. 56 en la carretera central. Es el punto de la salida para un paseo de siete horas a los bosques de Zárate, a 3100 msnm. Naturalmente, usted tendrá que acampar toda la noche y debe traer todo lo necesario. El sendero es empinado y errático y no es apto para personas que sufren del corazón, aunque es posible contratar caballos así como animales de carga. La ruta esta marcada por lugares temporales de pastores, así como otros pintorescos y más permanentes. Los bosques viven por la condensación de la llovizna en época estacional, dominados por especies del cactus. El cactus San Pedro es ampliamente usado para la adivinación de los chamanes y como un sacramento por la cultura Chavin; en la zona se podrán apreciar las colinas con sus columnas y las flores blancas. La mejor temporada para este viaje está entre abril y junio.

Una tercera atracción es la cascada Palakala que se presenta como una opción para salir durante muchos días de Lima. El pueblo de San Jerónimo de Surco es la salida de dos paseos de una hora, los que siguen un río pequeño al barranco de Matala. El hogar de Huaquicha es un lugar seguro para acampar y los pequeños grupos musicales tienden a tocar aquí los fines de semana.

Volviendo al camino principal, el municipio de Matucana (2400 msnm) aparece a 70 km. de Lima, encajonada por las montañas. Éste era un pueblo minero que ha puesto sus esfuerzos subsecuentemente en el cultivo de flores y ahora es la fuente que provee a Lima de éstas. La ladera se cubre con terrazas sembradas con gladiolos, girasoles, claveles, azucenas y muchas otras flores. También se puede pasear un par de kilómetros a la cascada de Atankallo que están lejos y ocultas entre las formaciones de piedra corroídas por el tiempo de formas extrañas y los pasajes son estrechos. Matucana se siente como el punto dónde empieza la sierra.

Se pone ascender en serio más all que Matucana, buceandose en toneles y cruciendo una series de puentes. Acerca de cien kilometros de Lima se presenta un lugar muy espectacular lo que es rodeado por un barranco masivo, dónde vale la pena pararse orientarse si esta es la primara vex que usted ha encontrado a los Andes. Se presentan las minas activas como Casapalca (4,160m), en dónde rayas de colores fuertes marcan el suelo: verde-gris hasta naranja y violeta. Se abra el valle baja la cima de Ticlio (5480m) el la carretera ascende en curvas fuertas hasta el paso. Encontramos al paso de Ticlio a 4,818 msnm. El medioambiente parece no ser de éste mundo, con torres de piedras erosionados en suelos de colores fuertes, casi químicos.

Haga click para ver una serie de imagines

Las vistas no son muy impresionantes, pero un camino corto se lleva a un lago chico dónde se encuentra aves como patos aparentemente contento en este lugar alto y yermo. Si usted no ha estado en lugares altos antes, se encontrará agotado inmediatamente después de hacer un esfuerzo físico. Si cualquiera de sus compañeros se siente mal por la altura, descienda inmediatamente. La mismas estimaciónes se aplican a los carros, y siempre valga la pena estacionarse frente a un abajadero, en caso que no se arranca el motor por la altura.

El camino hacia abajo de Ticlio es perfecto para las bicicletas, aunque en la altura del camino deberá ser muy cauto con los camiones. Especialistas en viajes de este tipo ofrecen su servicio en el que los buses llevan a sus clientes a Huancayo, y les permiten andar en bicicleta hasta La Oroya. El autobús los recoge y los lleva los 50 kilómetros ascendentes que llevan al paso, y luego les permiten correr hacia abajo, en las afueras de Lima, en dónde el tráfico se pone peligroso.

Pasado Ticlio, uno encuentra una serie de lagos grandes, muchos encuentran interesante el panorama de estos lagos. Uno también encuentra el complejo minero de Morococha, el que ofrece una visión de heroísmo industrial y si usted ve a los mineros que juegan al fútbol en una atmósfera muy pobre de oxígeno, en dónde usted sólo puede abrir la boca para respirar, entenderá un claro ejemplo de la adaptabilidad humana. El paisaje cambia rápidamente al de puna, en donde se aprecian las colinas redondeadas a través de las cuales se encuentran áreas ocasionales de piedra extrañamente coloreada.

El camino desciende fácilmente hacia La Oroya, a 3725 msnm. Como arriba lo hemos expresado, éste es un eje central de dónde salen tres rutas. Nosotros vamos a ir directo a Huancayo. En La Oroya dónde se encuentra la fundición y la refinería de los metales más grande del país y la estación del tren, que llega hasta Huancayo y Huancavelica (Tren Macho). Los gases emitidos por la fundición del Siglo diecinueve han lapidado la vida de las plantas, por aproximadamente diez kilómetros alrededor y el camino a Huancayo empieza con un paisaje lunar de caliza desnuda. Todavía funciona la chimenea de la fundición más alta del mundo, pero se han rebajado las frecuencias. El pueblo alcanza el camino hacia Ticlio, y ha crecido inmensamente en las últimas dos décadas. Es, francamente, difícil vivir en este lugar. El pueblo que usted tiene que entrar para continuar el camino a Huancayo, es un lugar tranquilo, pero netamente minero, habitan en este lugar unas cinco mil personas que trabajan en la refinería y fuera de ella. No obstante, es una situación asfixiante, tal vez por los humos que emite la chimenea. El río Mantaro fluye a través del pueblo de La Oroya, normalmente rojo con los óxidos de metal y arcilla.

Pasando La Oroya, nosotros seguimos el río Mantaro hacia el valle del mismo nombre. Huancayo todavía esta distante a 125 km., pero el camino continúa desde aquí en el mismo nivel y el valle corre con montañas aparentemente bajas. Éstas son tan altas como casi dos veces la cima más alta en Europa. El área empieza absolutamente inanimada, luego adquiera parches de vegetación. La piedra caliza plegada dramáticamente es el mineral principal en el área y las colinas están llenas con un laberinto de cuevas y agujeros de la erosión. Después de unos 50 Km, la tierra se pone de un rojo luminoso, sostiene algunos cultivos y los pueblos empiezan a aparecer. El río, a veces, ha cortado los perfiles de las montañas, mientras van apareciendo cortes transversales, los que han convertido a geólogos, a mi parecer, en colegiales entusiasmados: jaspeado encima del acantilado, sobre el exquisito pastel de piedra multicolor.

El pueblo de Canchayllo se localiza 43 Km de La Oroya, en el lado Oriental del Mantaro. Se conecta al camino por un buen puente, es dónde la ruta de la Cordillera Yauyos y el Valle de Cañete comienza. [Vea aquí ]. El puente Matachico (Km 60) ofrece un viaje por el lado Oriental, más corto, atravesando la tierra desde la granja bonita al pueblo de adobe semi-abandonado de Pueblo Viejo, con su iglesia del siglo diecisiete. Después de este punto el valle se abre y la vista panorámica es de una gran belleza..

El valle del Mantaro ha sido mucho tiempo cultivado, pero las primeros dos civilizaciones formales que se desarrollaron fueron los Wari, los que coexistieron en la zona desde los años 200d.C a 1200 d.C. Cuando el imperio Wari terminaba de desaparecer fueron quedando centros culturales regionales, uno de estos y el que se mantuvo en la zona fueron los Chancas o Huancas. Estas personas reconstruyeron un mini-imperio alrededor del valle y la Cordillera Yauyos antes de ser absorbidos por el Inca Pachacútec, en el siglo quince. La principal carretera Inca corría a través del valle, pasando por Junin y Huaraz hacia Cajamarca, 500 km. al Norte. Huancayo se volvió una estación de descanso, conocidos como tambos. Guardando cierto rencor, los Huancas se aliaron con los españoles contra los Incas, con la finalidad de ganar el control de toda la región, a esto se sumo el resentimiento de personas quechuas que no estaban viviendo en el valle del Mantaro.

De Jauja a Huancayo

Jauja se localiza 3400 msnm., a 45 km. de Huancayo y dónde el valle del Mantaro se abre en una zona ancha y llana. El pueblo se llamó Tunanmarca que alguna vez fue la capital de los Huanca. Fue capturado y reconstruido por Francisco Pizarro en 1533 y fue, por un corto periodo, la primera capital española del Perú. Puede llegarse desde Huancayo por ambos caminos, los que corren en cualquier rivera del río de Mantaro y son bastante transitados por transporte público.

Haga click para ver una serie de imagines Las personas de Jauja tienen la reputación de ser hostiles y frías, algo indudablemente forjado en las pobres relaciones entre los Huanca y otras gentes Quechuas, después de la caída de los Incas. Yo noté una cierta hostilidad al visitarlos en 1980, pero ninguna en absoluto 28 años después. El pueblo es notable por sus mercados agrícolas que son coloridos y variados. El más grande de éstos ocurre los días domingos, pero hay cierta actividad todas las mañanas.

La iglesia de Cristo Pobre merece la pena ser visitada, es una replica en miniatura ò en todo caso, su arquitectura esta muy influenciada por el estilo de la catedral de Notre Dame en París. Fue construida en 1920 por un clérigo Francés. La iglesia Matriz se ubica en la Plaza de Armas, tiene un campanario con campana de oro y un retablo que es un extraordinario híbrido entre lo barroco y el estilo nativo. Es el enfoque de la fiesta patronal del pueblo, el 12 de octubre, cuando se va celebrando el día de la Virgen del Rosario.

La laguna de Paca se encuentra a 6 km. de Jauja. Es un paseo fácil. El nombre significa "escondido" en Quechua y se supone que el lago contiene los tesoros de Atahualpa, descargados allí por sus seguidores después de su muerte en manos de los españoles. (Aunque la pregunta lógica seria ¿por qué harían ellos esto, en la misma puerta de la capital Española, en tierra sostenida por Huancas hostiles, lo que no está completamente claro?) El lago es un centro regional mayor para las aves salvajes y los observadores de aves encontrarán una gran diversidad de especies locales y migratorias. Es posible contratar un bote para recorrer el lago o contratar una isla flotante, la que lo lleva al interior de la laguna, hay restaurantes e incluso un hotel simple cerca. El pueblo de Paca es sumamente tradicional, y tiene una iglesia del período colonial.

A dos kilómetros al Noreste del pueblo esta el verde valle de Yanamarca, en donde se ubican los pueblos de Acolla, Marco y Tunanmarca, los que también están intactos en cuanto a la influencia externa en su sociedad, costumbres y cultura. Estos pueblos tienen una serie de fiestas y eventos en febrero. El sitio arqueológico a Tunanmarca (3800 msnm.) esta al Norte de Marco, extendiéndose alrededor de 2 km hacia el valle. Se piensa que han sido el centro de la cultura Huanca y fue la sede de un lugar Wari. Estas son construcciones concéntricas con un sistema complejo de dirección de agua, usando canales y conductos en el subsuelo.

El distrito de los Molinos empieza a 7 km de Jauja y es notable por su hermoso paisaje, adornado con Eucaliptos y pastos, asì como por la calidad de su trabajo en madera confeccionada en sus pueblos. Concepción es extenso y esta a lo largo del camino a Huancayo. También, era un lugar Huanca, en donde Pizarro construyo en 1536. Jugó un papel importante en la batalla para la independencia de España, demoliendo su puente por el Río Mantaro, para retardar el adelanto de las tropas Realistas contra el ejército de Bolívar (1821). La iniciativa fue tomada por dos mujeres locales, las hermanas Toledo, a las quienes, como consecuencia, se les confirió el grado de capitán. Posteriormente el pueblo recibió el encargo de ofrecer resistencia al ejército chileno, cuando invadieron el Perú, durante la guerra del Pacífico (1882). Por esta razón, es conocido como el "el dos veces pueblo heroico".

Concepción tiene una iglesia Matriz neoclásica y tambíen es el centro de industria lechera que tiene el valle de Mantaro, lugar que podrá visitar y comprar o degustar sus quesos frescos. Sin embargo, la joya del área es el Convento de Santa Rosa de Ocopa, un convento Franciscano fundado en 1725, diseñado para formar misioneros, para convertir a las personas quechuas. Tiene una biblioteca con 25,000 libros viejos, muchos de los cuales fechados hasta en el siglo quince. Se puede visitarla en las mañanas y parte de la tarde. Hay también un museo de historia natural.

Haga click para ver una serie de imagines El valle tiene la granja de truchas más grande en el Perú - El Ingenio - situado en el pueblo de Ocopa. Esta rodeado por restaurantes que venden sus productos, y hay planes para abastecer los ríos locales para crear lugares de pesca. (Nos comentan que el río Mantaro tiene demasiado material contaminante para ser poblado por truchas, pero hemos visto a personas que las pescan). Ocopa esta a 28 km. de Huancayo.

Más cerca a Huancayo están varios pueblos que comentamos abajo, los que destacan por sus excelentes manualidades. San Jerónimo esta especializado en el trabajo de plata y en los textiles. Los pueblos de Cochas producen las calabazas grabadas raras y bastante finas. En cada uno de estos pueblos, usted puede visitar las casas de las manualidades y puede detallar sus especificaciones y diseños con ellos.

El distrito de Chupaca esta a 11 km de Huancayo. Tiene una laguna llamada la Laguna de Ñahuimpuquio (el ojo de agua), el centro arqueológico en Arwaturo y un pueblo agradable llamado Chongos Bajo. Se construieron el pueblo sobre una farallón llamada Urcco, y sus intereses son completamente agrícolas. Hay un mercado mayor el sábado, pero el resto de los días existe mucha tranquilidad como que sobra el tiempo. El lago , está lleno de truchas y uno puede contratar un bote y una cuerda para pescar.

Arwaturo se localiza en una montaña cerca del lago, el que va ofreciendo buenas vistas del nevado Huaytapallana y del valle. El propio sitio es pequeño, y probablemente Wari, pero uno lo visita principalmente para apreciar la espectacular vista, sobre el lago.

El pueblo de Chongos Bajo es un poco extenso, esta a 22 km de Huancayo. Este se estableció en una de las partes más largas del valle y proyecta una atmósfera de continuidad y tranquilidad. La pequeña iglesia es un edificio rural típico, con un altar barroco y pinturas de la escuela Cuzqueña en las paredes.

Sicaya esta a 8 km más allá de Huancayo y es el centro taurino in un valle loco sobre la tauromaquia, en un pais muy aficiónado al deporte. El tabladillo armado tiene asientos para 10,000 personas y los eventos son regulares y bastante formales. Los pueblos tienen sus propias corridas de toros individuales, cada una de las cuales son mucho menos formales y a menudo gravemente caóticas. Sicaya tiene el centro arqueológico en Warivilca, un lugar específicamente intacto de la cultura Wari. Hay un museo de sitio que es algo más íntimo solo para Huancayo.

Quilcas esta a 17 km más allá de Huancayo, nombrado por la planta del chilca que abunda en el área. El pueblo tiene unas ruinas pequeñas pero bien conservadas de los Huancas, llamadas Chuctoloma con unos 800m cuadrados.

Haga click para ver una serie de imagines El valle esta rodeado por montañas. El nevado Huaytapallana (5,200msnm) es un nevado en el que se puede caminar, a sólo 30 km de Huancayo. Se llega por el camino que pasa por los pueblos de Palián y Acopalca. Hay guías, pero usted necesitará traer todo el equipo que sea necesario. Viajando normalmente el circuito es de sólo 7 km, pero a esa altitud usted tendrá mucho cansancio y debe llegar a un punto llamado Yanaucsha a los 4850msnm.

Hay ruinas arqueológicas para ser vistas en el viaje, incluso torres construidas con piedras y conocidas como apachetas. Los paseos más extensos posibles, con equipo de campamento y los artículos relacionados que usted no puede comprar en Huancayo, los debe adquirir con anterioridad.

Huancayo

Huancayo (3250m), es la ciudad más grande en los Andes centrales, y a la fecha tiene casi medio millón de habitantes. Es un excelente lugar para usarlo como una buena base desde dónde se puede explorar el valle. Mucho de la producción se entrega al tráfico comercial hacia la capital Lima y relativamente poco queda para el pueblo. Sin embargo, tiene buenos medios, hoteles de todos los niveles y excelentes restaurantes. Se fundó en 1572 sobre un centrodo los Huancas y su nombre se deriva del ayllu Huanca, lo que en Quechua tambíen significa 'el tribu luchador'. La Calle Real, su calle central, era una parte de la carretera Inca que corría de Cusco a Cajamarca.

Haga click para ver una serie de imagines

Una de las atracciones de la ciudad es su mercado del domingo, el que cubre y bloquea 10 cuadra de la Avenida Huancavelica. Este ocupa el lugar de un mercado pre-Inca, reforzando el amor Andino a las tradiciones una vez más. Se le dio su carta constitucional formalmente por los Españoles en 1572 y desde entonces, todos los domingos han visto la venta de todo tipo de cosas (vestimenta, platería, manualidades, etc.), así como cuyes vivos. Esta serie de tomas fotográficas tomo un largo tiempo, cubriendo Huancayo y sus ambientes cercanos. Por favor haga clic aquí para saltar inmediatamente a las imágenes de las atracciones fuera del pueblo.

La catedral esta construida al estilo neoclásico con ventanas de fierro forjado y un interior al estilo Cuzqueño. La Plaza Huamanmarca es el lugar más antiguo en la ciudad, encontrándose fechado en épocas pre-hispánicas. La independencia de España se proclamó desde aquí en 1820. Esta rodeada por edificios municipales, incluyendo monumentos erigidos a los héroes locales y nacionales. Una construcción más reciente es el monumento llamado Parque de la Identidad Wanka. Contiene una reconstrucción de la vida que debe de haberse llevado antes de la llegada de los Españoles.

Hay un punto de observación natural y pequeño, llamado el Cerrito de la Libertad, el que puede encontrarse al final de la Avenida Giraldes, el que da una perspectiva buena en el campo circundante. Un kilómetro más allá, en total 4 Km. al Este de la ciudad, esta el afloramiento rosa corroído, llamado Torre Torre, el que da un panorama más rústico.

Huancayo es un buen lugar para establecerse durante algún tiempo y explorar esta parte interesante y accesible de la sierra. De aquí, uno puede regresar a Lima. Pero esta misma ruta lo lleva a la selva por Chanchamayo, continúa adelante hacia Ayacucho, o hacia el norte se dirige hacia Junín. Como ya hemos expresado antes, hay también la posibilidad de dirigirse a la costa a través de la Cordillera Yauyos y el Valle de Cañete.

Comida Local

El valle es ahora conocido por su agricultura y particularmente su industria lechera, su mantequilla y su queso fresco (la ricota) del Mantaro, los que abastecen cualquier supermercado de Lima. Es conocido por su comida, de la que damos algunos ejemplos:

Artesanía

El valle entero sirve a Lima con artesanía y esta especializado en la industria de las manualidades. Los pueblos de Cochas Grandes y Cochas Chico están a 25 km. del propio Huancayo, están especializados en vasos llamados mates burilados los que son hechos con calabazas secas en las que se han tallado escenas Andinas y quemado con hierros calientes. Este arte tiene por lo menos 3500 años y es bonito. Los mayores muestran su trabajo en los campos y en las fiestas de cosecha, esto les agrada.

El pueblo de San Jerónimo de Tunán (16 km. de Huancayo), especialista en el trabajo de la plata, con un enfoque en el trabajo de la filigrana. La mayoría de la producción de este pueblo diminuto es la joyería, en cuanto a los objetos decorativos ellos también producen objetos mucho más grandes para mesa y para usos religiosos. Ellos harán las cosas que usted les pida, si es que usted tiene tiempo.

El pueblo de Hualhuas esta orientado a la confección de textiles, a sólo 12 km de Huancayo. Los habitantes trabajan en lana de alpaca y oveja, usando tintes naturales como la nuez, la cochinilla y otros productos. Ellos producen el género tejido, pero más espectaculares son sus alfombras que impactan particularmente. Una vez más, éstos pueden encargarse diseñar y clasificar según el tamaño, aunque la entrega puede ser lenta. Estos pueblos se muestran en las series de fotografía

Danzas

El baile festivo del valle es el enérgico huáylash. Este es a menudo practicado por la interpretación del baile de los niños de la unión del chihuaco, un pájaro local que es pequeño en el tamaño, pero impresionante en la intensidad, agilidad y gallardía.

La chonguinada supone que es una parodia de un minué, presumiblemente primero y luego se convirtió en mofa, de cuando era realizado por colonos Españoles. Mezcla los movimientos elegantes con las bufonadas. Los bailarines llevan trajes brillantes orillados con detalles de flores y animales de la región. Los hombres llevan una máscara hecha de alambre tejido y una peluca negra las mujeres llevan sombreros blancos, un pectoral hecho con monedas de plata, sobre una blusa negra, una capa con bordado a mano y una falda blanca.

Haga click para ver una serie de imagines La tunantada se baila en la fiesta de San Sebastián, la mejor época en Jauja el 20 de enero. Se interpreta música de arpas, violines, clarinetes y un saxofón. Este es, una vez más, una sátira a la vanidad del español y el despotismo a través de representaciones de grupos étnicos distintos, de los Huancas. Estas figuras también toman parte en las ceremonias en homenaje al apu local (el espíritu de lugar), con acompañamiento de música hecha por el waqrapukus, instrumentos Andinos hechos de cuerno de toros y tambores. Una serie de fotos muestran el baile de las tijeras, baile en homenaje a la Virgen de las Nieves.