Por Tierra desde Cañete hacia Huancayo y Satipo

Por Tierra desde Cañete hacia Huancayo y Satipo

Ésta es una ruta sumamente exigente, en el sentido que se dirige a lugares remotos, los caminos varían desde malos a muy malos y las facilidades como el alojamiento son, a veces, escasas. Esto quiere decir que la carretera no está en buenas condiciones, en cambio el panorama es espectacular. Existe una ruta que va al interior de Cañete [más aquí] en la costa, sólo a unas horas de Lima. Después de cruzar la Cordillera de Yauyos, llegar al Valle del Mantaro y Huancayo sobre los que incluimos más aquí. Simplemente, usted puede quedarse en el lugar como centro de operaciones y salir hacia los alrededores o puede unir el camino con otras rutas. Desde Huancayo, el camino sube una vez más, en este tramo llega a la puna insípida de la Sierra de Concepción, antes de llegar a la ceja de selva, la que es sumamente rica, su selva se encuentra intacta, con árboles frondosos y el pueblo de Satipo. Aquí se llega por otras dos rutas mejor consideradas aquí.

Esta ruta puede ser considerada como dos segmentos, uno desde la costa hacia Huancayo; y la otra desde Huancayo a Satipo. Ambos requieren un vehículo 4x4 potente y un chofer con mucha experiencia sobre todo en caminos difíciles y vida en áreas remotas. Usted puede estar seguro que necesitará cambiar una llanta por lo menos una vez, como ejemplo.

Hacia Arriba del Río y el Valle de Cañete

San Vicente de Cañeteestá a más o menos 140 km. de Lima, y es un centro agrícola de poco interés para el viajero. Sin embargo, es seguro que el río Cañete es un centro para los deportes de agua dulce. Éstos están basados en Lunahuaná y es necesario viajar a través del valle que nos lleva a la Cordillera alta de Yauyos. Las empresas de transporte público que salen de la localidad de Imperial son novedosas para cualquiera que use autobuses o taxis. Sin embargo, el transporte está densamente disponible. La ruta entera a Lunahuaná esta asfaltada. Después, el camino casi no existe y usted debe esperar tramos y condiciones severas. Como un mínimo le tomará siete u ocho horas para lograr llegar a Huancayo.

Deportes de Agua: El Río Cañete nace en las alturas, las montañas de Yauyos en el lago de Ticliacocha, luego corre a través de 220 km al mar. Casi a la altura de Lunahuaná, el río es ancho y tranquilo. La zona más baja es ideal, es un área tranquila dónde podrá aprender estos pasatiempos. Hay muchas empresas de viaje que contratan todo completo, incluyendo el equipo y ofrecen un buen nivel de supervisión o el que usted requiera. Estas empresas también ofrecen viajes a las montañas o para hacer kayaking, practicar el alpinismo y si usted quiere forzar el paseo, es aconsejable tomar un tiempo inspeccionando su equipo por su propia seguridad antes de continuar su viaje. No hay nada que lo pueda detener para empezar la aventura, pero las montañas pueden ser fatales, para cualquier persona sin experiencia y aquellos que se confían en agencias incompetentes.

Hacia la Cordillera de Yauyos, Huancaya y Huancayo

Las primeras etapas de esta ruta hacia Lunahuana es un paseo fácil. Sin embargo, la ruta que nos lleva a Huancayo es dura, esta deteriorada y forma progresiva. Cuando usted sube hasta el cruce del paso final, ésta parece una huella de llama. Si usted va a seguir esta ruta, entonces por favor use un vehiculo fuerte, por ejemplo una camioneta 4x4, y no un carro de paseo o urbano. Usted deberá llevar dos llantas de repuesto - es muy posible que se pinchen por los menos dos - y una galonera de combustible y su embudo. Este es un lugar donde no se encuentra combustible fácilmente.

Permítanos empezar con las etapas fáciles del viaje. Después de pasar el peaje en el Km. 13, el camino sigue hacia una zona árida, siguiendo un valle bastante suave. Algunos lugares cultivan parcelas de vid en dónde se puede encontrar agua. Las colinas son excepcionalmente áridas, no se ve una planta silvestre, los cactus aparecen durante algunas horas en el camino. El Río Cañete se topa a lo largo del camino, como un acompañante constante.

Socsi (Km 25) es un pueblo-huerto en el desierto, desde dónde salen muchos viajes de kayac, con dirección hacia la parte baja del río. Todavía usan la irrigación de los siglos doce y trece. Los habitantes del lugar no se rindieron fácilmente a los Incas y su fortaleza esta a un kilómetro del fuerte Inca Huasi, al cuello del valle. Se llama Chaqui Manca, tiene un museo de sitio pequeño.

Haga click para ver una serie de imagines Se pasan las ruinas de Inca Huasi, en el Km. 29 en el camino a Lunahuaná. El Inca Túpac Yupanqui pidió la construcción de un Cusco costero en Inca Huasi, un nombre que significa el Hogar Inca. No alcanzaba su ambición, pero las ruinas son impresionantes y están bien conservadas. Según la costumbre Inca, el pueblo es dividido en recintos que reflejan el estado y santidad de las personas que viven en el lugar. Hay una zona donde está el templo y una área para los administradores.

Catapalla es un pueblo agradable que ha cambiado poco desde el Siglo dieciséis cuando la mayor parte fue construida. Está cerca las ruinas pre-Incaicas de Cantagallo, a dónde puede hacerse un viaje a pie o caballo. En el área crece vid, destilan el pisco y se recopila miel, uno puede probar el producto local durante la visita.

Haga click para ver una serie de imagines Un conjunto de pueblos y un desorden de comercio preceden a Lunahuaná (500m) y el volumen del tráfico turístico en el área por que es el centro de los deportes de agua. Este pueblo tiene hosterías y hoteles, también es posible acampar en el campo y existe una amplia gama de medios y facilidades. El lugar está registrado en el mercado turístico Peruano, y puede ponerse interesante y muy alegre durante la Fiesta de los Deportes de Agua en el mes de febrero. El camino asfaltado termina poco después de este punto y el deterioro comienza gradualmente, el camino continúa.

El camino sube a través del paisaje yermo alrededor del Km 60, cuando la vegetación y los cactus empiezan a aparecer, inicialmente en forma esparcida y esporádica, alegrando el paisaje. El camino zigzagea varias veces antes del pueblo de Catahuasi (Km 79 y 1350 m) y es importante preguntar a las personas de la localidad, cuando tenga duda, acerca de cual es la ruta para llegar a Huancayo. El pueblo tiene varios restaurantes y es famoso por sus frijoles con arroz. Las paredes de estilo Inca, muy antiguas, parece proteger el lugar.

Catahuasi también ofrece la posibilidad de viajar a los pueblos remotos alrededor de Tupe. Las comunidades son sumamente tradicionales en su perspectiva, pero la atracción principal es lingüística. Los habitantes hablan un dialecto antiguo de Quechua, y Tupe es el centro supuestamente del idioma Quechua. El paseo toma aproximadamente seis horas. Usted deberá traer todo el equipo necesario, aunque los guías y animales de carga están localmente disponibles. Un nuevo camino está construyéndose para conectarlos y disfrutar de sus atractivos, sin embargo esto podría disminuir el atractivo.

Canchán (Km. 84) es el punto de salida para la peregrinación anual al santuario del Señor de la Ascensión, realizado a los cuarenta días después de Pascua. El paseo es de 13 Km. y subimos hasta los 2800m, lo que toma más de un día muy largo y una estancia de noche en el campamento.

El valle envuelve todo el camino y se pone más húmedo circunstancialmente en la marca del Km. 100. En el valle escuchamos el resonar de un cañon, este sonido es amplificado por la tapa de vegetación y los rugidos del río. La salida hacia Yauyos se alcanza en el Km. 128, en el pueblo de Magdalena (2,300m), y el pueblo esta a 5 Km. fuera del camino. El pueblo tiene limitadas atracciones y poco interesante para visitarlo, pero usted puede usarlo como un punto de partida para recorridos cercanos. Sin embargo, no espere en absoluto algo organizado, pero los caminantes de la zona son excepcionales.

El camino de Huancayo tiene, durante su recorrido, escenarios verdaderamente espectaculares, pasando por afluentes del río y entrando en un barranco de granito, alrededor del Km. 149. El camino se aferra al borde del cerro mientras va bordeando el río, pasando por varios puentes ruinosos, usados para las minas de cobre antiguas, actualmente abandonadas. A veces, el camino pasa por túneles que el río ha excavado en la cara del precipicio. La lluvia aumenta e ingresamos a la zona yunga. La ecología de la región montañosa es árida, pero las especies de cactus se multiplican y se mezclan con los pimenteros, con cactus y parches de césped. El sitio arqueológico de Huamanmarca ha sido poco explorado, pero se encuentra adelante a Km 154. Un camino verdaderamente terrible sale hacia la margen derecha, algunos kilómetros de una estación hidroeléctrica, la que llevará energía, en el futuro, al valle del Mantaro y Huancayo.

La extensión de la zona yunga y su vida salvaje asociada es limitada por las regiones más húmedas con Eucaliptos y matorrales espinosos. Nosotros pasamos por el valle en marzo, cuando el césped está en su mejor época, y la orilla del camino esta bordeada con flores amarillas rosas, salvias, altramuces y variedad de margaritas. El camino corre ahora bien a través de bosques de Eucaliptos y campos verdes y se podría estar en un mundo diferente después de la subida árida anterior. Dos pueblos pequeños se presentan, con Tinco-Alis como el más importante. Después del puente, tome el camino del pueblo que va a la izquierda, atravesando una cantera de cal, y no el muy señalado hacia Alis, que va a la derecha. Tinco es el último lugar en el que puede abastecerse de combustible antes del paso, aunque usted puede tener la suerte de poder comprar algunos galones en una cooperativa local.

Una sumamente marcada ascensión, más allá de una catarata chocara, se encuentra con la laguna de Pikicocha con una rapidez impresionante. Esto se encuentra en el Km. 170 y a 3500m. Es un sitio arqueológico y una reserva de naturaleza, en donde se prohíbe pescar. Sin embargo, su rocoso contorno y los bordes con abundantes cañas hacen una gira perfecta y uno puede pescar más adelante. Hay muchas aves para observar en el área.

Más allá de la laguna de Pikicocha, el río tiene una zona con muchas plantas de caña larga y trenzada en una zona maciza, con lagos pequeños y cascadas dramáticas. El cauce se vuelve más tranquilo y más plano y se nota las granjas lecheras dónde el camino sube a Vitis (Km. 175 y a 3450 msnm.). Es un pueblo antiguo con ambientes muy bonitos. El pueblo tiene una docena de casas de dos pisos, construidas alrededor de una diminuta Plaza de Armas. Los caminos pavimentados con piedras y cada uno tiene un riachuelo de agua dulce que lo atraviesa. Hay un observatorio que proporciona vistas extensas encima del valle y del río.

Haga click para ver una serie de imagines Este pueblo esta sólo a una distancia cercana del encantador Huancaya. Este es más grande que Vitis y tiene una Plaza de Armas más grande y más compleja. Las casas son principalmente edificios de dos pisos en piedra con tejas rojas, y con el mismo sistema del agua dulce que fluye a través de las calles como Vitis. Las casas se aprecian en la parte de abajo de una pared de piedra de 1500m, la cara Huallahuacrán. El paisaje circundante es igualmente dramático.

Hay varias hosterías, todas con alojamiento muy básico baños compartidos. Usted necesitará traer papel higiénico, jabón y toalla si piensa usar los servicios higiénicos. Hay un restaurante en dónde estos servicios son buenos. La fiesta patronal es el día de San Juan Bautista, el 24 julio.

La atracción principal de Huancayo es el río. Este corre a través de una serie de lagos bonitos y cascadas, haciendo de este lugar un paraíso para las truchas y el cielo de un pescador. El pueblo ha construido una encantadora serie de puentes arqueados y una serie inacabable de islas abundantes en cañas, cascadas y piscinas translúcidas. Las pasturas ásperas matorrales son concentradores de vida de aves y otra vida salvaje. Hay muchos paseos a ser tomados, aunque nada esta organizado; y el pueblo cuenta con potros muy finos, los cuáles puede alquilar. Los guías monturas y animales están disponibles, aunque el área es escasamente recorrida, a pesar de su acceso relativamente fácil y próximo a Lima. El Nevado Llangote esta sólo a 15 Km. del pueblo. El Nevado Pariacaca con nieve en la cima está lejos, a 30 Km., y la más alta de estas cimas remotas, como el Nevado Carhauchuco, alcanza 5520m y se aproxima por el terreno llano. Se puede encontrar fácilmente guías locales y animales de carga, aunque su Español sea limitado, y podrá acampar si tiene el equipo y comestibles necesarios.

Existen hermosas cataratas arriba en Huancaya, luego una cadena de lagos en colores esmeralda y añil. Los lagos están llenos de truchas y si usted tiene una vara, usted puede seleccionar el pez. Algunos logran un metro de longitud y 10 kg de peso. El camino más allá de Huancaya se enrolla a través del terreno rocoso, pasando por la gran laguna de Huallhuas, color turquesa en el Km 183. Éstos son dos lagos, conectados por una cascada de 30m, la que usted puede visitar en bote. Se compra un boleto en la granja de truchas local.

El camino llega a un lago abundante en cañas (Km. 197), el que se cruza por un puente a la izquierda que se dirige a Vilca (3700m.). La ruta principal toma el camino correcto, pero de momento considera una diversión paralela visitar el pueblo fantasma de Vilca. Merece la pena visitarlo, aunque el camino termina aquí. Su lago esta poblado de patos y otras especies de aves de agua, la que está llena de truchas. Pueden verse aves de grandes altitudes, raras como el pato del torrente chapoteando entre las agua dentro y fuera de los cañaverales.

El propio Vilca era una localidad poblada en 1834, pero fue duramente afectada durante el período del grupo terrorista de Sendero Luminoso y actualmente esta abandonado. La pequeña Plaza de Armas tiene una iglesia simple, rodeada por dos edificios históricos del tradicional adobe, el que ahora esta cerrado con llave y abandonado. El pueblo esta rodeado por un paisaje abierto y un paseo de veinte minutos lo llevará a la laguna de Papacocha. El paseo al pueblo le permite encontrarse cara a cara con la catarata de Huallhuas grande con unos 30 a 40m. de caída de agua al lago. Esta choca entre los bosques de queñual y un arbusto peculiar conocido localmente como el Ccarcca. (La doble C es pronunciado como una J en Español: Jarja.) La laguna está más arriba y presenta un espejo de agua tranquilo.

Vilca era, sin embargo, un viaje lateral corto. El camino a Huancayo disminuye en calidad con la pendiente en ascenso hacia la puna, el prado de altas altitudes. Después de un período de caminos en zigzag empinados a través de la cascada lo que es ahora un camino espantoso, la ruta pasa hacia un cañón. Es un lugar pequeño, de casas tristes en el césped. Se llama Antarón. Esto marca el fin de las diferentes zonas y el inicio del viaje de setenta kilómetros de puna, muy desolada en el camino a Huancayo. El cañón se abre en un valle ancho y profundo marcado con bordes hacia precipicios de piedra caliza. Éstos hablan enigmáticamente a través de entradas a las cuevas del lugar, ciertamente inexplorado, incluso en el contorno. El valle corre por varios kilómetros alrededor de los 4300 msnm., antes de subir a mayor altura en montes de caliza plegada. Manejar en el barro helado y herboso no siempre es fácil. Encontrará un paso por la impresionante Abra de Jeyenioc, a 4500 msnm., por dónde pasa el camino zigzageante que sube el prado desde abajo, manchado con ovejas y llamas. Un segundo paso, Tirapalo, se cruza a 4350 msnm. sin mucho por notar, aunque la vista hacia el valle del río de Cochas es extensa. Se puede ver quizás 40 kilómetros cuadrados de prado por delante. La nieve alcanza el máximo en el Nevado Collquepucra, unos kilómetros al Norte y el Pariacaca es el máximo apu o dios del área, espíritu del lugar.

Un descenso tortuoso llega a Cochas, lleno de ovejas pero sin personas visibles cuando pasamos. Desde aquí el camino es notablemente mejor. Sigue el Río Cochas hacia abajo dónde fluye el Río Mantaro barroso, alrededor de 2 horas de esfuerzo exigente. La línea del ferrocarril de Lima a Huancayo aparece después aproximadamente a una hora. Un área dónde la caliza penetra por las hendiduras de la puna una distracción agradable, con el camino que zigzaguea a través de lo que parecen bloques de apartamentos unidos. El camino y la vía férrea vienen juntos sólo hasta antes del municipio de Canchayllo, de dónde se desvía para alcanzar la cooperativa Túpac Amaru, anteriormente la hacienda del inmenso holding de Pachacayo, abolido por la Reforma Agraria de los años setenta. Éste es una de las pocas cooperativas SAIS que todavía funcionan, son productores de lácteos, trucha y ganado. La influencia de la hacienda anterior puede ser vista comparando el estado abandonado de las pasturas verdes a través de las que usted simplemente ha viajado por áreas equivalentes alrededor de Huancayo. El puente encima del Río Mantaro esta un kilómetro más allá y se abre hacia el camino de La Oroya a Huancayo.

De Huancayo a Satipo

Esta es mi ruta favorita entre todos los caminos y rutas del Perú. El cambio de puna hasta bosque de llovizna, y luego selva alta es casi instantáneo y el camino atraviesa un paisaje asombroso. Sin embargo, esta ruta lo lleva sobre dos pasos a 4500 msnm. antes de descender hacia Satipo, en la selva alta. La calidad del camino es inconstante, aunque la mayor parte es mucho mejor que los caminos del tramo de la sección anterior. Es muy recomendable que le pregunte a la Policía de Carreteras en Huancayo o Satipo si el camino está abierto, ya que las lluvias pueden bloquearlo y no hay lugar para quedarse a lo largo de la ruta. El viaje de Huancayo a Satipò le tomará un mínimo de ocho horas, son 225Km de viaje desde Huancayo. Esté seguro de tener su tanque de combustible lleno, así como algunos galones más para su seguridad y por lo menos una rueda de repuesto. Una gira por el lugar es una buena idea, allí no existe ningún restaurante convenientemente situado.

El camino empieza desde el pequeño y agradable pueblo de Concepción, el que se describe aquí. (También hemos descrito los otros pueblos en los primeros tramos de esta ruta, por ejemplo, Santa Rosa.) Bordea la Plaza de Armas desde Concepción a Santa Rosa, a través de 5 Km., una ruta bonita y luego llegue a San Antonio de Ocopa. La tierra de las chacras y los Eucaliptos se dejan atrás pronto, cuando uno sube hacia las nubes, puna y manadas extensas de llamas y alpacas. El Río Chicche une el camino y corre con él hasta la Laguna Pomacocha desolada (Km. 27 y 4300m) alrededor de tres cuartos de hora de Concepción. Si ha subido rápido es bueno tomar un descanso.

El camino se baja rápido después de la Laguna Pomacocha, pasando los lagos menores como Laguna Habascocha. El camino lo lleva a través de paisajes con llamas pastando en un paisaje alpino y estéril en la tierra. El ganado local disfruta del camino y no se moverá por nada del mundo, si se le cruzan. Un golpe ligero y suave con el frente del automóvil parece el único remedio. Los autobuses aplican choques menos leves. Después de media hora de descenso, el paisaje cambia de repente hacia áreas verdes y árboles, con begonias blancas de cinco centímetros en diámetro, que florecen en la orilla del camino en marzo. El pueblo de Muchac aparece debajo del camino. A Pomamanta (Km. 48 y 3500m), dando un giro al final del pueblo encontraremos una vista maravillosa del Río hacia el valle de Cochas, el que esta en la parte superior de Chanchamayo, con el pueblo de Comas emperchado delante en un precipicio, con su iglesia brillando en color blanco, desde lejos.

Haga click para ver una serie de imagines Comas (Km. 51 y 3200 msnm.) es el último pueblo de cualquier tamaño antes de Satipo. Es de sabios abastecerse con combustible para una gira antes de empezar. (Si usted está manejando una camioneta 4x4, probablemente llevará también personas. En el lugar es costumbre que cualquiera que hace el viaje aceptará pasajeros. Normalmente no intentan entrar los vehículos cerrados sin invitación.) Hay un puesto policial que puede ponerlo al día en el estado del camino.

Más allá de los sopores, el camino sube a 4000m y sigue durante algunas horas, mientras va contorneando alrededor de los lados de las montañas arboladas. Volviéndose de este valle, siguiendo el Río Canchapalca primero se llega al pueblo de Canchapalca, en el Km. 70, una jornada que toma alrededor de una hora y cuarto. El contorneo continúa, entre vistas sorprendentes, hacia el pueblo de La Unión desde dónde el camino se vuelve y sigue al otro lado del valle, el que este río ha tallado para su mismo.

Los numerosos pueblos del área no son notablemente atractivos, aunque se puede tener que detenerse si uno ha subido pasajeros. El ganado vaga sobre sus campos por la orilla del camino y las personas los cuidan. La atracción principal es, sin embargo, la vista, pero ¿Como mirar la vista mientras manejar? Esto no es recomendable, ya que el camino es típicamente pequeño y no mucho más ancho que el vehículo. El área es lluviosa en la estación húmeda y las dificultades de meterse tras una huella barrosa se hacen muy consciente de los riesgos del fracaso. Sin embargo, los cambios estaciónales llenan el paisaje de campos de flores y la vista presenta un mosaico distante de cultivos y pueblos.

El camino nos lleva al valle de Canchapalca, pasando por el Río Runatullo. El pueblo de Runatullo puede verse por el valle, incluido rigurosamente el escabroso paisaje. Las vistas continúan siendo muy notables. Un lugar en el Km 100, esparcido de casas sin nombre que nosotros podríamos determinar, pero marcado por una granja de truchas abandonadas a la confluencia de varios ríos, se vuelve el camino a la izquierda. (No tome el camino que va a Acobamba, hacia adelante.) Desde este punto debe tomar alrededor de dos horas y media llegar a Comas.

Este camino sube empinadamente en la puna siguiendo un curso paralelo al Río Toldopampa. Entra paisaje escabroso para alcanzar la Laguna Pahuarcocha, islada y silenciosa, situada alrededor de 5000m, en el Km. 112. Usted llegara en media hora. Los afloramientos de macizos de piedra caliza rodean la cara Sur y éste es un lugar remoto y silencioso. Las aves de caza abundan en los bordes pantanosos de este lago extenso, particularmente los gansos blancos y negros, endémicos de los Andes.

Haga click para ver una serie de imagines El camino empieza a descender más allá del lago, dejándose caer en una puna más mojada y más lejana de la que usted recientemente ha salido. Una catarata cae varios cientos de metros sobre la cabeza de un arroyo que usted seguirá toda la zona de Satipo. Este camino serpentea a través de un valle pintoresco luego llega a una extensa área de cultivo de papas. Tiene un pueblo innominado (Km. 120) de poca atracción turística y ninguna tienda.

La tierra permanece relativamente nivelada por unos cinco kilómetros y luego el camino empieza a descender vertiginosamente en una serie de curvas en zigzag de 180°. Rápidamente aparece un cambio profundo en la vegetación: arbustos y helechos y de repente se entra un bosque subtropical. Éste ejemplo de la ceja de selva es el más alto que yo he visto en cualquier parte en Perú. Después de 15 minutos se está en la densa ceja de selva con árboles con 20m, vestidas en líquenes. El clima es nublado y muy frecuentemente disimulado por la lluvia. Diez minutos después llegamos a una serie de cascadas impresionantes a la vista. Por 'impresionante', lea por favor alrededor de 700 a 1000m en las caídas y por 'serie', la docena de cataratas. Esto es lo que un ilustrador del siglo diecinueve habría propuesto pensar sobre una selva Andina. No hay ningún poblado y el bosque es completamente tranquilo. El Puente San José hace su aparición en el Km 150. La ruta inicia el descenso a través de las zonas de gran biodiversidad llegando a numerosos arroyos y cascadas, esto ocurre alrededor de los Km 140 a 150.

Las cascadas persisten, y varios ríos mayores entran para unir el Río Pampa Hermosa que se distingue por ese nombre a 2800m. (Nosotros hemos tenido que manejar a través del corazón de una de estas caídas después de un aguacero mayor que lo trajo arrasando el camino. La parte de atrás de la camioneta, felizmente sin pasajeros, se llenó completamente de agua.) Ésta es un área de plantas y orquídeas estupendas, yo he llegado a contar siete especies de orquídea en una sola rama pequeña y animales como aves, reptiles y anfibios. Los cuadros muestran dos especies de Sobralia, una púrpura y una blanca, ninguna de las cuales yo he visto en cualquier naturaleza ni en un libro. Podría caber la pregunta, Sin duda el área está llena de nuevas especies. La pequeña Comunidad de San Antonio aparece en una hora y en el medio el descenso, en el Km 166. La ceja de selva cede paso, poco a poco a la selva tropical y las especies reemplazan las especies de una manera regular. Hay lugares de casi puras orquídeas para ser vistas en las piedras dónde se han cubierto con las caídas de materia orgánica. Las fucsias son polinizadas por comunidades de aves zumbando y las aves amarillas espléndidas vuelan fuera del camino cuando usted se acerca.

El lugar permanente empieza en Mariposa Km. 175, una colección de chozas de madera a los 1700 msnm. Usted entrará a alrededor de una hora de Satipo, cuando llegue a este punto. Esta y otras comunidades locales fueron aterrorizadas por el narcotráfico, hasta que la región se pacificó, por lo que ellos no confían mucho en los extraños. Es completamente posible entrar en el área usada por estas comunidades, para ver la fauna, restos arqueológicos o cómo viven ellos, pero esto debe hacerse bajo la dirección de un guía local. Pueden contratarse estas personas en Satipo. No haga que se sienta que estos pueblos son una amenaza a los viajeros como usted, realmente ellos no esperan hacer mucho esfuerzo de bienvenida por estacionarse y entrar en sus tierras sin su permiso.

Santa Rosita (Km 182, 1200m) sigue brevemente, hacia Santa Ana (Km. 184, 900m); los dos fueron construidos de la misma forma como Mariposa. La tierra se abre después de Santa Ana cerca de las colinas y los cultivos intensos. Uno puede esperar ver arroz, mangos, paltas y otras frutas sembradas en ambos lados del camino. El café y alguna coca legal se siembran en las laderas. Los árboles de cacao aparecen cuando uno se acerca a Satipo. Varios ríos se unen con el Río Pampa Hermosa para crear el gran Río Satipo y es importante cruzar este por el Norte para llegar al propio Satipo, simplemente siga la huella principal. El camino que va al este hacia Bellavista y Ricardo Palma también lleva a Satipo, pero hace un recorrido más largo.

Satipo (Km. 197, 825m) es el primer pueblo establecido en 1965 y construido considerablemente de hormigón vertido. Tiene varios hoteles, y es aconsejable echar una mirada alrededor antes de establecerse. El San Luís es callado y tranquilo. Existen medios generales y adecuados en el pueblo para la reparación de vehículos, comunicaciones básicas e ir de compras, aunque los restaurantes parecen haber sido diseñados por un minorista de comida rápida americana. Uno debe tener cuidado de sus pertenencias, como era anteriormente un centro de narcotráfico, y el crimen no se ha ido del todo. El viaje a Chanchamayo y Atalaya se describe aquí. La descripción de Satipo ofrece mucho más, el detalle se ofrece aquí.

Satipo, sin embargo, esta rodeado de interesantes cosas por hacer si a usted le gusta la vida salvaje. Porque es relativamente alto, no se sufre el calor abrasador de la selva más baja y no existen plagas con insectos voladores. Hay una red de caminos alrededor del pueblo que le permiten a se probar la vida salvaje - pero acompañado de un guía, vea lo mencionado anteriormente - hay varias empresas pequeñas que lo ayudarán a preparar los viajes más largos o más cortos en el bosque. Por ejemplo, usted puede visitar los lugares de los Asháninkas, encuéntrese con chamanes y vea cómo ellos viven tranquilos en este lugar. Puede buscar aves, mariposas, monos o plantas como las orquídeas. La pesca es excelente si estas cosas son de su preferencia, también cuenta con la caza.